Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

El caos universal y un barítono canario en la guerra de Filipinas

12/12/2016 07:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Por qué en muchos sitios de pronto la gente se rebela contra el sistema con una tal virulencia? El domingo 4 de diciembre hubo elecciones en Austria y estuvimos a punto de contemplar el triunfo de los neonazis. No olvidemos que Adolf Hitler era austriaco, es decir que se amamantó en el corazón culto y desarrollado del viejo continente y ganó el poder gracias al cabreo de la gente en las urnas. En Italia los votantes le dieron un revolcón al gobierno, los jóvenes del sur manifestaron su rabia simplemente diciendo no, en Colombia fue derrotada la propuesta de paz con la guerrilla. En Gran Bretaña el pueblo mostró su cabreo saliendo de Europa, con unas consecuencias impredecibles para nuestro turismo, y en EEUU, pese a que su oponente logró una notable mayoría de votos, en base a un sistema electoral del siglo XVIII ganó un personaje que da miedo. Ahora que China va camino de ser la potencia universal, el planeta se acatarra. Aguantamos la respiración porque en Francia pronto habrá también elecciones, y todos los candidatos han de unir sus fuerzas para derrotar a los ultras de Le Pen. ¿Qué está pasando? Acaso lo que ocurre es que la gente muestra su enfado cada vez que ve una urna, es su forma de protestar. Acaso el género humano está destinado a vivir etapas de locura y somnolencia, belicismo, populismo. Acaso nuevos dictadores acechan escondidos en el armario.

Nos preparamos para la Navidad y en Las Canteras un arbolito raquítico y birrioso, que además tenía el patrocinio de una cerveza, es nuestro signo de identidad turística, menos mal que el Belén de Arena sigue en pie. Qué tiempos en los que de Noruega venía un regalo en forma de abeto hermoso cuya imagen siempre era reproducida por los periódicos de Madrid el 1 de enero, con la glosa del sol, la gente en la playa y el buen tiempo en la España tropical. En otras muchas ciudades hay abetos naturales bien adornados para conmemorar la Navidad, pero aquí hemos retrocedido a las cavernas y al pésimo gusto de ciertos concejales. Qué podemos decir de las actitudes de un ayuntamiento tan poco ejemplar, con tan escasa capacidad de servicio a la colectividad. Han sobrado 1.300.000 euros de una partida de Asuntos Sociales y ese dineral se emplea en subvencionar las pérdidas de un concierto de Ricky Martin. Increíble, pero cierto.

Las islas son ahora buen escenario para el rodaje de grandes producciones internacionales, menos mal que el gobierno de Canarias se ha dado cuenta de que había que dar incentivos fiscales a las productoras de cine. Tres películas rodadas en Gran Canaria coinciden estos días en las pantallas, y 1898. Los últimos de Filipinas nos parece hecha con dignidad, en ella los palmerales y los barrancos de la cuenca de Tirajana, el mar de Tenerife con el correíllo La Palma disfrazado de vapor de ultramar, el mensaje antibelicista que se desprende la inutilidad y lo absurdo del ejercicio de la violencia. La incompetencia de la madrastra España que en la descolonización deja abandonados a los suyos, la extraordinaria actuación de un Luis Tosar en el papel de un oficial fanático del desprecio a la vida. ¿Qué gobiernos corruptos de entonces se quedaron los veinte millones de dólares con los que fue liquidado el imperio en favor de Estados Unidos?

Pedro Schlueter, que fue librero militante capaz de enseñarte libros prohibidos en la trastienda de su pequeñísima librería de la calle Constantino, es un personaje singular de la cultura. Un hombre serio que picotea aquí y allá, un enciclopedista en varias artes que escribió, con la colaboración del nieto del investigado, Armando Cabrera Martel, un libro en el que se habla no solo de la aventura de un grancanario que marchó como destinado forzoso a Filipinas en el peor momento sino de la estancia de Saint-Saëns en nuestra isla y la probable relación entre Martel y el francés. Diego Martel Alemán (1872-1912) Un barítono grancanario en la guerra de Filipinas es el título de la obra, dentro de la colección Los Coincidentes de Mario Simbio, otro personaje rebelde de la cultura local, un pensador antirracionalista que lanza mensajes lúcidos y provocadores en cada ocasión.

El libro es un documento que rastrea en la vida de este destacado cantante que, a finales del XIX y principios del XX, estuvo relacionado con la Sociedad Filarmónica y que, después de emigrar a Filipinas y Argentina, luego de pasar un tiempo en Guinea Ecuatorial, acaba muriendo en su casa de la calle Cano el 10 de septiembre de 1912 sin llegar a cumplir los 40 años. Después de cursar estudios en el Seminario, se incorporó a la Sociedad Filarmónica, donde se revela y se convierte en miembro de la directiva. Sargento de las tropas españolas que ?pese a su rechazo a la profesión militar? llegó a teniente, sus diarios son un valioso legado porque proporcionan un testimonio de primera mano sobre hechos históricos, ambientes y personas cuando ya se acercaba la derrota en aquel lejano territorio y su estado de tristeza y melancolía respecto a su isla natal eran evidentes. Sus documentos permanecen en poder de su nieto, Cabrera Martel, y tras cinco años de investigación han dado como fruto el libro, un compendio exhaustivo, un material excepcional.

Es curioso, como relata Schlueter, que Diego Martel también se manifestó como dibujante ya que acompaña sus apuntes con escenas de muy buena calidad, y los diarios de Filipinas se complementan con la numerosa correspondencia que envió a su familia. La guerra rompe la trayectoria musical de este hombre, que tardó nada menos que 45 días en incorporarse a su destino, a través de Cádiz, Barcelona y el Canal de Suez, siendo el único sargento de una lista integrada solo por oficiales. El protagonista de esta historia carecía de medios para evitar el alistamiento, la redención por pago en miles de pesetas de la época. En definitiva, Diego Martel Alemán fue una persona humilde, nacida en San Mateo y con escasa fortuna, la mala suerte se cebó en él y la enfermedad se lo llevó precipitadamente. Un testigo de excepción de la pérdida de un imperio, un hombre con talento que por desgracia no pudo realizarse como debiera. Su fino instinto de observador de la realidad y sus dotes personales y musicales deberían haberle procurado un mejor destino.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (929 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
1074
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.