Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Cárcel para Bradomín, violador

2
- +
12/07/2018 06:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sonata de Estío. Finales del XIX. México. El Marqués de Bradomín ve en un pueblo a una mujer bellísima, la Niña Chole, amante del brutal general Diego Bermúdez, que estaba en sangrienta campaña contra los levantiscos campesinos.

Miradas, galanteos, el encuentro, una chispa y...

"-¡No!... ¡No!...

"Y oprimiéndome las manos, comenzó a llorar. Yo quise enjugar sus lágrimas con mis labios, y ella, echando la cabeza sobre las almohadas, suplicó:

"-¡Por favor!... ¡Por favor!...

"Velada y queda desfallecía su voz. Quedó mirándome, temblorosos los párpados y entreabierta la rosa de su boca. La campana seguía sonando lenta y triste. En el jardín susurraban los follajes, y la brisa que hacía flamear el blanco y rizado mosquitero, nos traía aromas.

"Cesó el toque de agonía, y juzgando propicio el instante, besé a la Niña Chole. Ella parecía consentir, cuando de pronto, en medio del silencio, la campana dobló a muerto. La Niña Chole dio un grito y se estrechó a mi pecho: Palpitante de miedo, se refugiaba en mis brazos.

"Mis manos, distraídas y doctorales, comenzaron a desflorar sus senos. Ella, suspirando, entornó los ojos, y celebramos nuestras bodas con siete copiosos sacrificios que ofrecimos a los dioses como el triunfo de la vida".

Valle Inclán. Bradomín y aquella belleza criolla, amante e hija de aquel General incestuoso y sádico que asesinaba en masa a los lugareños.

El gobierno de Pedro Sánchez quiere enviar a prisión a quienes como Bradomín sepan que ese "¡No!... ¡No!..." es un juego sensual para acercarse sibaritamente al sacrificio.

La ministra Carmen Calvo exige cárcel para el hombre si ella, antes coqueta y mimosa, o retozona algo temerosa, pero no forzada, se arrepiente luego de su ofrenda al decepcionarle la aventura o al descubrir su pareja habitual la infidelidad.

Hay un no imperativo que debe castigarse.

Pero también hay otro sinuoso sugeridor del sí, senda hacia la comunión amorosa, ¿verdad, Bradomín?, y probablemente es el ¡No!... ¡No!... del que desciende gran parte de la humanidad.

----------

SALAS

image

-----------

OTRAS COSAS: PARA LAS RADICALES SI NO ES VIOLACIÓN ES ACOSO

image


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2158 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
15
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.