Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Un día de rodaje en 'Sex Education', entre rupturas de himen y palabras raras que decir en una iglesia baptista

0
- +
17/01/2020 01:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La de Sex education es una serie mordaz sobre una temible etapa por la que todo el mundo, quizá a excepción de Julio Iglesias, pasa alguna vez: el despertar sexual, con sus dudas, inseguridades, peligros y primeras experiencias. 20minutos.es acudió a una de las sesiones de grabación de esta comedia perlada de drama, original de Netflix, que vuelve a romper tabús incluyendo a un personaje discapacitado y su sexualidad. La Iglesia Baptista de Stanwell Road Penarth, en una tranquila zona residencial a las afueras de Cardiff (Reino Unido), se convierte para Sex Education en parte del instituto donde los protagonistas estudian. Así, la sacristía, la iglesia y todas las estancias son invadidas por jóvenes vistiendo una moda indeterminada, pero indudablemente británica. Palabras como vagina, clamidia, mamada... suenan raras en este lugar, pero están a la orden del día. El elenco hace vida con los extras y comen tranquilos en el pequeño jardín delantero. Aquí el fenómeno fan no exite: el rodaje no tiene barreras, igual que Sex Education . Actores protagonistas, como Kedar Williams-Stirling (Jackson) o Patricia Allison (Ola) o Emma Mackey (Maeve) esperan tranquilos en la calle, charlando con el equipo técnico, que lleguen sus escenas. Nadie les molesta. Así, se mezclan con viandantes sin que nadie se abalance sobre ellos. El productor de la serie, Jon Jennings, está ese raro día soleado en el rodaje. Explica que el éxito de Sex Education estriba en que "muestra problemas que a todos nos han pasado, o le han pasado a amigos o familiares", lo que produce una "empatía" inmediata. El rodaje ha llevado 19 semanas, lo que es "toda una vida" y aunque sean sólo 8 capítulos la grabación la han vivido "como la de una telenovela".En Sex Education, explica Jennings, el tiempo es relativo. "En la serie tenemos ropa de los años 80 y 90, coches de esa época y a la vez mensajes de texto e Internet. Nos hemos burlado un poco del tiempo", revela sobre la ambientación. Un mundo, el de los jóvenes protagonistas, que se plantearon "como un plano de Los Goonies ", con todos esos puentes y ríos que cruzan cada día. La casa de Otis Milburn es ahora "una atracción turística y la gente llama a la puerta todo el tiempo. Su dueña nos ama y nos odia a la vez", bromea Jennings, que adelanta que habrá una tercera temporada.Rahim (interpretado por Sami Outalbali) es uno de los nuevos personajes. Este estudiante francés llega al instituto Moordale como una revolución. Sami Outalbali es nuevo, como su personaje y está encantado: "Me sentí libre viendo la serie porque muestra la sexualidad de los adolescentes sin ningún tapujo, sin ocultar nada. Me encanta porque tengo 20 años", confiesa. "Me encanta ese personaje sólo por la forma en que se comporta, con confianza en sí mismo, casi como un padre", avanza.Lily y Ola (Tanya Reynolds y Patricia Allison) se hacen amigas en la segunda temporada. Estas dos mujeres "raras pero feroces" tienen "mucha seguridad en sí mismas, se aman y eso es único y refrescante", hacen ver las dos intérpretes. El rodaje ha tenido de todo, como una escena en la que iban en motos, que en realidad iban enganchadas en la parte de atrás del camión de las cámaras, lo que hacía que se movieran mucho. "Iba [la escena] un poco sobre la ruptura del himen y en realidad nos sentíamos como si nos hubiéramos roto el himen", contaban divertidas.Ambas han aprendido mucho de la serie, sobre sexo y sobre patologías. "Aprendí sobre lo que es la vaginosis: tu vagina está como un par de pasos por delante de tu cerebro y tu cerebro piensa que quieres sexo y tu vagina está en otra cosa", hace ver, aunque no sea "muy científico" Tanya Reynolds. . "Ni siquiera sabía que era una cosa real y así aprendí que tantas mujeres lo sufren", apunta Allison.George Robinson es nuevo en la serie. Este joven discapacitado da vida a Isaac. "No es mi primer papel profesional", explica el joven, que se mueve gracias a su silla motorizada. "Ya lo había hecho antes de lesionarme... básicamente me rompí el cuello jugando al rugby hace años", rememora. Robinson fue el propio asesor de la creadora de la serie, Laurie Nunn y de los guionistas. "Me preguntaban cómo se sentiría un joven discapacitado y cómo vivía yo determinadas cosas, si serían apropiadas o no, o si podría hacerlas".Sex Education ha ayudado a muchos jóvenes a entenderse. Así lo ve Connor Swindells, que es tan serio como su personaje en la serie, Adam, un joven que vive en la ira porque no acepta su propia sexualidad. "Adam realmente estaba tratando de entenderse a sí mismo en la pasada temporada", explica. "Creo que tiene que ver sobre todo con esto [no aceptar su homosexualidad]. Es tóxico, creo que para muchos chicos. Y sé que a muchos de los chicos que crecieron conmigo, incluidos los que no tenían modelos a imitar o que tenían los modelos equivocados, ésto les afectó toda su vida" y por eso esta serie puede ser una vía de escape o mostrar que no se está solo en cualquier sentir sexual. Sobre la segunda temporada asegura que "los guiones son aún más grandes y aún más fuertes y más concretos que en la primera temporada".Aimee Lou Wood interpreta a, también, Aimee. Ella tuvo claro que Sex Education iba a ser "un clásico de culto" desde los primeros días de rodaje. Con efectos secundarios, porque cuando empezó la serie "cada vez que refrescaba el Instagram tenía 5.000 seguidores nuevos y eso me puso furiosa, porque suelo salir en pijama y hecha una pena", bromea. "La gente se nos acerca a hablar de sexo y tenemos que recordarles que no somos expertos en sexo, sólo salimos en una serie", hace ver. Para la actriz la moraleja de su personaje es que hay que aprender a decir que no y "no tratar de agradar a todo el mundo a costa de una misma". "Aimee se avergüenza de tocar su propia vagina, porque eso es lo que se nos ha enseñado a las mujeres, que es está mal", critica.A Ncuti Gatwa, que interpreta a Eric, también le parece maravilloso ser un referente, que Sex Education refleje la realidad de mucha gente, que se siente mejor al ver que no están solos. Explica "la cantidad de gente que se me acercaba a hablar sobre la relación que Eric tiene con su padre y eso es hermoso, les ayuda a superar cosas". Para él, la clave es "tratar de mantenerte fiel a ti mismo y tratar de encontrar una comunidad de personas a tu alrededor o en algún lugar que se identifique con tu punto de vista y tratar de fortalecerlo e intentar hacer todo lo posible para ser quien eres y celebrado y no sólo tolerarlo".Asa Butterfield da vida a Otis, el personaje que articula toda la serie. "Fue muy abrumador.", dice sobre la primera temporada. "Sabíamos que estábamos creando algo especial y sabíamos que podría hacer una pequeña ola en el océano, pero no teníamos ni idea de lo grande que iba a ser esta serie", dice. "Todos estos clichés en estos personajes que salen en Sex Education están basados en gente que todos conocemos de alguna forma", insiste, y por eso conecta con los espectadores. "El sexo sigue siendo un tabú. Todos nosotros necesitamos hablar más sobre sexo", postula y hace ver que en Reino Unido y Europa es más fácil, pero la serie llega "a lugares donde definitivamente es un gran tabú". La segunda temporada, avanza, "cavará más hondo" y hará que "exploremos aún más a los personajes".

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (47983 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
16
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.