Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Evitando al Leviatán

26/01/2020 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEsto es lo que me parece una profunda paradoja política. El gobierno de los Estados Unidos es más grande, más consolidado, más poderoso y más intrusivo de lo que nunca ha sido en su historia ?de hecho, nuestra dulce tierra de la libertad es ahora sede del más poderoso Estado leviatán que jamás haya existido.

Nunca antes un gobierno en la historia de la humanidad ha poseído más armas de destrucción masiva, ha saqueado tanta riqueza de un país, o ha asumido para sí mismo el poder de regular las minucias de la vida diaria tanto como este. En comparación con el gigante gigante de Washington, con su imprenta para producir dinero para el mundo y sus 2, 2 billones de dólares anuales en generosidad para arrojar a las multitudes que lo adoran, incluso los estados comunistas eran indigentes impotentes.

Al mismo tiempo ?y he aquí la paradoja? los Estados Unidos son, en general, la sociedad más rica de la historia del mundo. El Banco Mundial clasifica a Luxemburgo, Suiza y Noruega como competitivos en este sentido, pero las estadísticas no tienen en cuenta los desafíos a la riqueza masiva que existen en los EEUU en relación con los pequeños Estados homogéneos como sus competidores más cercanos. En los Estados Unidos, más personas de más clases y regiones geográficas tienen acceso a más bienes y servicios a precios que pueden pagar, y poseen el ingreso disponible y el acceso al crédito para utilizarlos, que en cualquier otro momento de la historia. Verdaderamente vivimos en la era de la extrema abundancia.

¿Cuál es la relación entre el ascenso del gran gobierno y el aumento de la prosperidad estadounidense? Parece que la gente de la derecha y la izquierda confunden rápidamente la correlación con la causalidad. Creen que los Estados Unidos son ricos porque el gobierno es grande y expansivo. Este error es probablemente el más común de todos los errores en la economía política. Sólo se asume que los edificios son seguros debido a los códigos de construcción, que los mercados de valores no son guaridas de ladrones debido a la SEC (Comisión de Valores y Bolsa), que los ancianos no se mueren de hambre por la Seguridad Social, y así sucesivamente, hasta llegar a la conclusión de que debemos dar crédito al gran gobierno por la riqueza estadounidense.

Comisión de causa y efecto

Ahora bien, aquí es donde la lógica económica entra en juego. Tienes que entender algo acerca de la forma en que la causa y el efecto operan en los asuntos humanos para entender que un gran gobierno no trae prosperidad. El Estado no es productivo. No tiene riqueza propia. Todo lo que adquiere debe tomarlo del sector privado. Podrían creer que es necesario y que hace un gran bien, pero debemos reconocer que no tiene la capacidad de producir riqueza como lo hace el mercado.

La prosperidad duradera sólo puede lograrse mediante el esfuerzo humano en el marco de una economía de mercado que permita a las personas cooperar en beneficio mutuo, innovar e invertir en un entorno de libertad, retener las ganancias como propiedad privada y ahorrar de generación en generación sin temor a que se saqueen propiedades por medio de los impuestos y la inflación. Esta es la fuente de la riqueza. Este es el medio por el cual una población en aumento se alimenta, viste y alberga. Este es el método por el cual incluso el país más pobre puede llegar a ser rico.

Ahora bien, ¿este sistema tal como se describe caracteriza a los Estados Unidos? Sí y no. Este es, después de todo, el país que recientemente encarceló a Martha Stewart, la mujer empresaria más exitosa del mundo, por el crimen de no haber revelado a los inquisidores hasta el último detalle acerca de las circunstancias que rodearon su decisión de vender una acción antes de que su fondo se desplomara.

Algunas de nuestras revistas más exitosas celebran el espíritu empresarial, pero recientemente se promulgaron leyes, como la Ley Sarbanes-Oxley, que facultaban al gobierno federal a supervisar los libros de todas las empresas que cotizaban en bolsa e incluso a gestionar sus métodos y operaciones en todos los detalles. Algunos han comparado esta ley con la Ley de Recuperación Industrial Nacional de FDR.

Este es un país con promesas de seguridad de principio a fin que recientemente añadió un beneficio de recetas de bajo precio para personas mayores que va a costar cientos de miles de millones con el tiempo. Este es un país que, al enfrentarse a un problema de seguridad en los aeropuertos, creó toda una nueva burocracia federal para engomar el funcionamiento de todos los aeropuertos del país.

Estas son políticas increíblemente malas, asesinos de empresas en todos los sentidos. ¿Por qué, entonces, la empresa sigue prosperando? La respuesta es compleja. En muchos sentidos seguimos viviendo del capital prestado de las generaciones anteriores. Algunos sectores económicos se benefician demasiado de una inyección artificial de crédito creado, haciendo que la prosperidad parezca más real de lo que es en sectores como la vivienda y quizás las acciones. Hay una amarga ironía en este caso también, ya que cuanto más grande es la economía, más hay que pagar impuestos, y así el gobierno crece como consecuencia del crecimiento económico.

La gente se resiste al control

Pero aquí me gustaría concentrarme en lo que creo que es una explicación que a menudo se pasa por alto. Requiere que entendamos algo acerca de la extraordinaria capacidad de la mente humana para superar los obstáculos puestos en su camino. En toda la historia de los estados y la historia de la reflexión sobre la organización social y la economía, este componente es el más subestimado porque es el menos predecible y el más difícil de comprender. Los seres humanos son creativos y decididos y, si tienen amor a la libertad y cooperan a través del intercambio, pueden superar obstáculos aparentemente infranqueables.

Es debido a este poder del ingenio humano y la determinación de mejorar el mundo que nos rodea, a pesar del Estado, que un vasto abismo ha llegado a separar el poder acumulado del Estado-nación de su poder efectivo en la administración y guía de la sociedad y la economía mundial.

Ahora, hay un sentido en el que el estado no es en ninguna parte tan efectivo como afirma. La ley económica limita lo que el estado puede hacer. El Estado no puede aumentar los salarios de todos. No puede amortiguar los precios que quieren subir sin causar escasez, o aumentar los precios que quieren bajar sin causar excedentes. No puede predecir el curso de los mercados o los eventos humanos. Puede controlar sorprendentemente pocas fuerzas que funcionan en el mundo.

En toda su planificación central, el Estado siempre está declarando que las principales operaciones de combate han terminado, ya sea en política exterior o interna, sólo para descubrir que sus verdaderas luchas y batallas duran y perduran. Un buen ejemplo es el área de comercio exterior. Si un bien o servicio se produce de manera más eficiente en el extranjero, la lógica del mercado reasignará los patrones de producción hasta que se ajusten. Un intento de proteger la industria nacional no puede hacer nada para cambiar esta realidad. En cambio, la protección sólo aumenta los precios para los consumidores, subvenciona a las empresas ineficientes y provoca cantidades cada vez mayores de pérdida de tiempo, trabajo y recursos.

Sólo menciono estos pocos ejemplos de los límites del estado como preludio a mi reclamo general. En mi opinión, el abismo entre el poder acumulado y el poder efectivo va a ser cada vez mayor en los próximos años, hasta el punto de que el propio Estado-nación se hará efectivamente más débil, más anacrónico y, finalmente, irrelevante para el curso del desarrollo social.

En estos minutos, me gustaría explicar más a fondo lo que quiero decir, y dar cuenta de cómo la relación de la sociedad con el estado ha cambiado drásticamente en los últimos cincuenta años y seguirá haciéndolo en los años venideros. Este cambio ha alterado fundamentalmente nuestra visión de la vida pública y nuestras expectativas respecto a las instituciones de las que dependemos para nuestra seguridad y bienestar. Hemos llegado a depender cada vez menos del Estado en nuestra vida cotidiana, incluso cuando el Estado ha acumulado cada vez más poder. En efecto, a menos que trabajemos directamente para el Estado, y a veces incluso si lo hacemos, nuestras actividades y asuntos se deben cada vez más al sector privado.

Al decir esto, estoy en cierta medida de acuerdo con lo que se ha convertido en una queja común de los escritores neoconservadores y los expertos liberales de izquierda. Durante años han dicho que la cultura cívica ya no es coherente y cohesiva. Se quejan de que el Estado-nación ha perdido su influencia en la imaginación del público. Se quejan y lamentan de que todos nos hemos retirado a nuestros suburbios y conexiones de internet y ya no nos reunimos en torno a grandes proyectos nacionales que nos inspiran una visión de todo lo que el gobierno puede hacer.

O dicho de otra manera, les preocupa que el gobierno se haya quedado sin buenas excusas para gastar dinero, cobrarnos impuestos, regularnos, reclutar a nuestros hijos y meternos en guerras. Para la multitud neoconservadora, el 11-S fue realmente un regalo de Dios, así como el bombardeo de Oklahoma fue un regalo de Dios para los liberales de izquierda de la década de 1990. Eran igualmente hábiles en explotar estas horribles tragedias para la gran ventaja del estado, y para intimidar al resto de la población para que siguiera las prioridades políticas del régimen en el poder. Pero en retrospectiva, está claro que estos eventos sólo representaron un breve paréntesis en el declive a largo plazo del estado-nación en nuestra conciencia social.

La mitología del Estado-nación

Antes de seguir adelante, es útil retroceder un poco para recordar que el Estado-nación, como sabemos, es un invento moderno, y no una característica esencial de la sociedad. De muchas maneras, no es, como dijo Bastiat, nada más que un artificio que permite a algunos vivir a expensas de otros. Por supuesto, hablaba del Estado moderno, en particular el de la Francia del siglo XIX, y todo lo que escribió se aplica también a nuestro tiempo.

Pero los estados no siempre se estructuraron como los conocemos hoy en día. Desde la caída del Imperio Romano hasta el final de la Edad Media, las sociedades en Europa fueron gobernadas no por burócratas, consejos elegidos, regulaciones o cualquier tipo de aparato estructural permanente de coerción y compulsión, sino por células de autoridad que competían entre sí y que estaban entrelazadas no por ideología, sino por una función separada. La clase mercantil administraba sus asuntos, la iglesia tenía su ámbito y sus tribunales, los comerciantes internacionales desarrollaron su código, los señores feudales eran dueños de sus dominios, las ciudades libres se administraban a sí mismas, la familia era en gran medida autónoma, y el estado, tal como era, consistía en familias extensas y líneas de gobernantes que no se atrevían a transgredir su autoridad tradicional.

Cada institución estaba supremamente celosa de su poder y autoridad. El surgimiento de la libertad del feudalismo se produjo no porque ninguna institución lo haya logrado, sino porque todos se mantuvieron dentro de sus ámbitos, cooperando cuando fue necesario pero también compitiendo por la lealtad del público. Todas las instituciones que asociamos con la civilización ?universidades, mercados de valores, organizaciones benéficas, comercio global, establecimientos científicos, escuelas vocacionales, tribunales? nacieron o fueron recapturadas de las ruinas del mundo antiguo en estas supuestas edades oscuras sin Estados-nación.

Voltaire escribió una vez sobre cómo los reyes llevaban a cabo sus guerras, recaudando su propio dinero y empleando a sus propios soldados, siempre adquiriendo o perdiendo territorio y por lo general sin ningún beneficio. Pero en su mayor parte, aunque dominan los libros de historia, sus actividades tuvieron poco o ningún impacto en el pueblo. Fue durante esta época, recuerda el historiador Ralph Raico, que comenzó el proceso de acumulación de capital y la división del trabajo comenzó a expandirse, dos características esenciales para el aumento de la población y la prosperidad.

El Estado-nación tal como lo conocemos ?definido por una clase gobernante fija que goza del monopolio legal del derecho a usar la fuerza agresiva contra la persona y la propiedad y que tiene un estatus de autoridad más alto que cualquier otra institución? fue un desarrollo de la ruptura de la cristiandad y de las guerras de finales del siglo XVI y principios del XVII. A medida que se debilitaban las fuentes competitivas de autoridad, el Estado como entidad separada de su gobernante se fue fortaleciendo y consolidando, a veces en oposición a los centros de autoridad que competían entre sí y a veces en cooperación con ellos.

El surgimiento del Estado moderno dio inmediatamente lugar a una fuerza compensatoria: el gran movimiento liberal en toda Europa y, poco después, en Estados Unidos. Este movimiento liberal enfatizó un solo tema en sus escritos. Es así: la sociedad contiene en sí misma la capacidad de administrarse a sí misma en todos sus asuntos, especialmente en los económicos, y los estados, en la medida en que hacen algo más que castigar a los delincuentes, son fuente de despotismo y tiranía.

Esta convicción fue aceptada como algo común durante el período de fundación de los Estados Unidos, y no sólo por los estadistas, sino también por los comerciantes, agricultores, ministros e intelectuales. La convicción de que la sociedad no requiere una gestión central y que, por lo tanto, debe ser dejada en paz por la clase dirigente, tenía un nombre: significaba amar la libertad.

La estructura y la ideología fundadora de los Estados Unidos tenía por objeto proteger esa idea de libertad, bajo la creencia de que si las personas son libres de perseguir sus sueños, cooperando entre sí y también compitiendo entre sí, asociándose libremente a su mutuo mejoramiento y gobernando sus propios asuntos en lugar de permitirse ser gobernados desde lo alto, el resultado será un florecimiento humano como nunca antes se había conocido en la historia.

La edad del Leviatán

Ahora bien, debería ser obvio que este modelo fue rechazado en el siglo XX, el siglo del control gubernamental. Comenzó con una horrible guerra que llevó a los comunistas al poder en Rusia y a la clase gerencial al poder en Estados Unidos. Thomas DiLorenzo ha discutido cómo llegamos a estar cargados con un impuesto sobre la renta, un banco central y la democracia directa, todo en un año. Los años de entreguerras proporcionaron un breve respiro antes de que el mundo se volviera más feo con dos modelos de control central que se presentaron como los únicos sistemas viables: el fascismo y el comunismo. Nos halagamos si pensamos que el New Deal representaba una tercera opción, ya que tomaba prestado de las otras dos y sólo añadía el ingrediente de la conveniencia democrática.

La Segunda Guerra Mundial consolidó la sociedad planificada en la que toda la atención se dirigió al sector público como liberador y salvador de la humanidad. Las palabras desarrollo económico, tecnología y seguridad estaban ligadas a una sola institución: el Estado-nación. Fue el Estado-nación el que luchó y ganó la guerra, lanzó la bomba, reconstruyó las economías, rescató a los ancianos, educó a la juventud, estabilizó la economía y planificó la exploración del espacio. El estado nacional era el nuevo dios: supuestamente omnisciente, omnipotente y omni-competente.

El Instituto Mises ha publicado recientemente un ensayo inédito de Murray Rothbard, escrito a finales de los años cincuenta, sobre el tema de la tecnología y el estado. En ella se apartó de toda la sabiduría convencional de la época argumentando que el gobierno no era la institución adecuada para confiar nuestro futuro tecnológico. La investigación y el desarrollo se realizan mejor en el sector privado, dijo. Todas las grandes innovaciones en la historia del mundo se han producido de esta manera, escribió, y es desde el sector privado que debemos esperar la próxima revolución. Del gobierno sólo podemos esperar una tecnología que refuerce las prioridades políticas, pero no innovaciones reales que sean útiles para la masa del público consumidor y que sean económicamente viables.

Hoy en día, leer el periódico no es nada impactante. No es así en esos tiempos. El periódico no se publicó, porque no había nadie alrededor para publicarlo. Era un argumento que todos sus colegas habrían rechazado de plano. En aquellos días, ni siquiera parecía tener una plausibilidad superficial. Incluso los que encargaron la pieza se mostraron aprensivos con su contenido. Cuando se piensa en el consenso público que existía para el estado en aquellos días, nos parece un mundo diferente.

En 1955, el gobierno federal era relativamente pequeño pero ejercía un enorme poder efectivo. El presupuesto federal fue de 68.000 millones de dólares, que es aproximadamente una trigésima sexta parte de lo que es el gobierno actual. De hecho, todo el gobierno federal era más pequeño que un solo departamento del gobierno actual: el Departamento de Educación, que, irónicamente, es el que los republicanos siguen diciendo que van a abolir.

Pero el tamaño del estado según los estándares de hoy en día enmascaró su efectivo control en la mente del público. Se creía que el proyecto de ley G.I. educaría a todos los soldados, mientras que el gobierno federal reconstruiría la Europa que los nazis destruyeron, incluso mientras nos protegía de los demonizados soviéticos que habían sido nuestros aliados en la guerra anteayer.

La Guerra Fría pretendía enfrentar al capitalismo estadounidense contra el comunismo de la URSS, pero la verdad era que había muy poco entusiasmo por la economía de mercado en los Estados Unidos. No se enseñaba en las aulas. El propio Mises no pudo encontrar un puesto remunerado como profesor de economía. El pensamiento keynesiano ? que imaginaba al gobierno como un administrador eficaz de la macroeconomía ? se consideraba como la única alternativa real al socialismo.

Los avances tecnológicos de la época implicaron principalmente la televisión y la fuga comercial, avances que se atribuyen ampliamente a los gastos del gobierno en tiempos de guerra. Nuestra información proviene de tres redes aprobadas y un puñado de servicios de cable. Publicar libros era demasiado caro, así que la auto-publicación estaba fuera de discusión. La vida intelectual y económica estaba dominada por una especie de conformismo forzado y la cultura se apoderó de un miedo implacable al holocausto nuclear.

La economía planificada que se había puesto de moda en los años treinta continuó su dominio sobre las políticas públicas en los años cincuenta, y mantuvo con éxito muchas innovaciones a raya. El teléfono celular es un buen ejemplo de esto. Probablemente mucha gente en esta habitación lleva uno. Como con la mayoría de las nuevas tecnologías que entran en la distribución masiva, todos nos preguntamos cómo nos las arreglamos sin ellas antes. El desarrollo y la expansión de esta industria ? que nació en 1994 ? ha sido enteramente resultado de la iniciativa del sector privado. Somos dueños de nuestros teléfonos, administramos nuestras cuentas, implementamos los teléfonos para el correo electrónico, la navegación por la web, e incluso para tomar y enviar fotos.

Los precios y los planes están totalmente basados en el mercado y son accesibles a una gran cantidad de público comprador. La industria es increíblemente competitiva. En cada centro comercial de América, los vendedores de celulares tienen sus cabinas. Cuando era niño soñábamos con dispositivos de comunicación personal sobre los que leíamos en los libros de James Bond. Nos imaginamos que estarían en nuestros coches. Pero ni siquiera Ian Fleming podría haber imaginado su portabilidad o el avance de las comunicaciones inalámbricas. Tampoco podíamos imaginar que serían un producto de masas, disponible no sólo para los espías o los ricos, sino para todos.

Es muy significativo que esta industria esté tan profundamente arraigada en el sector privado. No hace mucho tiempo que los economistas y politólogos creían que la tecnología de la comunicación siempre debe ser competencia del Estado. Esta creencia fue la base de la creación del antiguo sistema de Bell. Recuerdo que cuando era joven, el teléfono atado a la pared era el único contacto en tiempo real que teníamos con el mundo exterior. Era propiedad de la única compañía de teléfonos, y mantenida por el gobierno. Nuestro derecho a comunicarnos fue sostenido y controlado por el Estado. No más.

También con los correos. Sólo había una manera de entregar una carta o paquete cuando yo era un joven adulto, y muy pocos se imaginaban que se podía hacer de otra manera. Se hicieron algunas excepciones en la ley y ahora mira lo que disfrutamos: una amplia elección en la entrega de paquetes, con el sector privado ofreciendo muchas más opciones de las que el sector público nunca soñó ofrecer. Una vez más, el gobierno federal había permitido finalmente una excepción a la regla de no utilizar ningún proveedor que no fuera el gobierno federal. Así, un poco de luz en la oscuridad ha iluminado el mundo entero.

No se puede decir lo suficiente sobre la forma en que la web ha reformado completamente el mundo. Mientras que la Internet estaba congelada y casi inútil después de que el gobierno la puso en marcha con fines de comunicación militar y burocrática, el sector privado transformó esta estructura chirriante y mal construida en la institución que cambiaría el mundo entero.

Un mundo privatizado

Así que es en un sector tras otro. Tenemos en estos ejemplos la historia del mundo moderno, moldeado por la empresa privada, impulsado por el poder del empresariado, mejorando de cien millones de maneras al emplear la propiedad privada para el bien común. Se hace en gran medida fuera del ámbito del gobierno. A veces parece como si el gobierno trabajara como poco más que un capo de la mafia ausente, que se presenta para cobrar un cheque y luego se retira de nuevo a su propiedad privada. No quieres hacerlo enojar pero tampoco dejas que la perspectiva de su repentina aparición disuada tus actividades.

La mayor parte de nuestra vida diaria se lleva a cabo como si todos nos esforzáramos por vivir en ausencia de Estado ? precisamente como dicen los críticos. Vivimos cada vez más en comunidades privadas y utilizamos tecnologías que nos proporciona la empresa privada. Dependemos de la matriz de intercambio y de la empresa para darnos seguridad en nuestros hogares y en nuestros asuntos financieros. Manejamos nuestras finanzas sin ningún sentido de anticipación de que el gobierno se preocupe por nosotros en el futuro. Nuestras iglesias y escuelas y lugares de trabajo y familias se han convertido en las unidades que llaman nuestra atención social. El gobierno y la anticuada religión cívica no pueden encontrar un lugar para sí mismos en este escenario. Pero más que una cosa mala, esto me parece una cosa maravillosa, un regreso al mundo de Tocqueville en lugar de la vida nacional regimentada de la posguerra.

Celebrar esto no es realmente una cuestión de ideología. Si el mercado no hubiera funcionado espectacularmente bien a pesar de los intentos del gobierno de cojear y canalizar sus energías, sin duda nos encontraríamos mucho más pobres hoy que hace cincuenta años. Y sin embargo, aquí estamos, un país con una población que se ha duplicado completamente en tamaño en ese período y un PIB que ha aumentado en un múltiplo de veintiocho. Esto es lo que podemos decir: según los estándares históricos, esto es un milagro, y el mercado, no el gobierno, es el responsable.

Mientras tanto, el mercado ha superado al Estado hasta tal punto que todo el aparato de planificación de la posguerra, basado siempre en una especie de pseudociencia, se ha vuelto absurdamente insostenible.

Esto es especialmente cierto dado el tamaño y la expansión de la economía mundial. En 1953, el valor en dólares del comercio mundial de mercancías entre todos los países ascendía a un total de 84.000 millones de dólares, no es una suma pequeña, pero es aproximadamente una cuarta parte del tamaño del PIB total de los Estados Unidos en el mismo año. Hoy en día, el valor en dólares del comercio mundial de mercancías es de 7, 3 billones de dólares, o casi dos tercios del tamaño del PIB total de los Estados Unidos. Esta creciente integración de la economía mundial, que recibió un gran impulso con el colapso de los satélites soviéticos y la apertura de China, ha hecho añicos los sueños de todos aquellos que esperaban que la planificación económica nacional tuviera un futuro.

Si puedo presentar la siguiente metáfora de cómo imagino que la relación de la matriz productiva del voluntarismo humano existe junto al estado de leviatán. Imagine un juego de fútbol vigoroso con jugadores rápidos y efectivos, cooperando con sus equipos y compitiendo con el otro equipo. Estas, podríamos decir, constituyen las actividades de la economía de mercado: consumidores, productores, ahorradores, inversionistas, innovadores, trabajadores y todas las instituciones asociadas con el sector voluntario de la sociedad, tales como casas de culto, instituciones educativas, obras de caridad, familias y asociaciones artísticas y literarias de todo tipo. Ellos son los jugadores en este juego.

Sin embargo, justo en la línea de las cincuenta yardas se encuentra un enorme elefante gigante, enormemente fuerte pero también hinchado, lento y completamente inadecuado para ser un jugador de este juego. Todo el mundo sabe que ese monstruoso animal está ahí, y desearían que no lo estuviera. Pero en lugar de intentar matarlo y arrastrarlo, el juego avanza rápidamente, con corredores, pateadores y lanzadores que lo rodean. El elefante es poderoso y autoritario, más que nunca, pero apenas puede moverse. Puede batear su tronco a los jugadores que resultan especialmente molestos, pero no puede finalmente detener el juego. Y cuanto más tiempo se enfrenten estos jugadores a este extraño obstáculo, mejor serán para trabajar a su alrededor, y crecerán más y más rápido a pesar de él.

Bloquearé esa metáfora antes de que sea demasiado inverosímil, pero permítanme decir esto sobre el futuro de este estado elefante: como un animal moribundo, grande y antes peligroso, el estado seguirá siendo una molestia e incluso mortal bajo ciertas condiciones, pero no será un jugador efectivo en nuestra vida cotidiana. La razón es esta. El estado no puede lidiar con el cambio, y el nuestro es un tiempo de cambio constante e implacable. No navega por el mundo prestando atención a los resultados, y el nuestro es un mundo en el que se espera que todos los esfuerzos humanos se logren. Sus estructuras burocráticas están bien para hacer frente a las tareas repetitivas, pero no puede hacer frente a nuevos desafíos. Puede consumir recursos, pero es incapaz de producirlos. No es inventivo, no responde, no es inteligente, no está informado y no está motivado para tener éxito.

Ludwig von Mises proporcionó la primera explicación completa de por qué esto es así. El gobierno existe fuera de la matriz de intercambio. No hay precios de mercado para los bienes y servicios que se esfuerza por producir. Los ingresos que recibe no son una recompensa por los servicios sociales sino más bien dinero extraído del público por la fuerza. No se gasta con la vista puesta en el retorno de la inversión. Como resultado, no hay medios para que el gobierno calcule sus propias ganancias y pérdidas. Su incapacidad para calcular con atención a la racionalidad económica es la caída de los gobiernos en todas partes. Su toma de decisiones es, en última instancia, económicamente arbitraria y políticamente motivada.

Esta característica del Estado puede condenar a sociedades enteras, como lo hizo en la Unión Soviética, donde el Estado presumía la propiedad de todo el capital social. Debido a que el control del Estado era completo y había pocos canales legales de escape, la sociedad y la economía se marchitaron y murieron con el tiempo. Con el tiempo la situación se volvió tan absurda que incluso la élite de la Unión Soviética no vivía tan bien como la clase media en la mayoría de los demás países bien desarrollados. Por mucho que el poder pueda ser su propia recompensa para algunos, esta situación era claramente insostenible.

Pero el control gubernamental no siempre toma ese camino. Siempre se empobrece en relación a lo que de otra manera podría haber sido el caso. Pero cuando su control no es exhaustivo ?o para extender esa metáfora del fútbol, cuando el elefante no cubre completamente el campo pero aún así deja espacio para que el juego se desarrolle? el milagro que es el mercado todavía puede hacer cosas notables. A veces sólo hace falta que el gobierno disminuya el control sobre un área de la vida para inspirar logros sorprendentes. El Estado sigue tratando de pavimentar el mundo, pero la empresa privada sigue creciendo a través de las grietas.

Islas socialistas

Si quiere tener una imagen del contraste entre lo que Murray Rothbard llamó poder y mercado ? o el estado y el sector privado ? considere lo que ve en la mayoría de los principales aeropuertos de este país. Tiene dos estructuras trabajando codo con codo: el sector público representado por la Administración de Seguridad del Transporte y el sector semiprivado representado por las compañías aéreas.

Así que llegas con tu equipaje y la TSA es la primera en entrar en acción. Y ahí lo tienen: la imagen misma del burócrata: alternativamente desatento y beligerante, sin tener en cuenta el bienestar de los clientes, tan lento que parecen existir fuera del tiempo mismo. Se ríen entre ellos como si experimentaran una verdadera identidad de clase y no prestan atención a los demás. Tratan a los meros ciudadanos como subordinados, y se apresuran a acusarnos a nosotros, meros mortales, de haber hecho algo malo.

Sobre todo, no hacen bien su trabajo. Aplicarán una estricta prueba química a un tubo de Crest pero dejarán pasar una bola negra con un fusible dentro, sin que se note. Le darán una búsqueda minuciosa a una joven madre, y no pensarán en arrancarle un bebé de sus brazos, sólo porque ella apareció al azar en la lista de los que deben ser revisados.

La empresa privada nunca podría trabajar de esta manera. Si aplicara una prueba de pérdidas y ganancias a dichos servicios estatales, la bancarrota sería una conclusión inevitable. Una vez que pasamos por la TSA, somos recibidos con sonrisas y calidez hasta ahora desconocidas en la historia de los viajes aéreos. Parecen muy conscientes de que los viajeros han pasado por un infierno al tratar con la TSA. Incluso estos empleados sindicalizados hacen todo lo que pueden para servir a los demás. De alguna manera llegamos a nuestros destinos en una sola pieza y sin sufrir una total humillación, pero esto no se debe a la TSA. Esto se debe a las fuerzas de la empresa privada que aún existen en las aerolíneas.

Podemos pensar en esta escena del aeropuerto como una especie de microcosmos de toda la economía. El Estado lo agobia, lo irrita, lo acosa, lo obstaculiza y lo coarta. Pero a través del milagro de la creatividad humana y el esfuerzo decidido, la empresa privada ha creado un mundo grandioso y glorioso que ha superado los sueños más lejanos de los viejos utópicos, un mundo donde el alimento que una vez fue inaccesible para los reyes está disponible para los más pobres de los pobres, donde nadie necesita estar sin ropa o refugio, donde incluso aquellos que llamamos pobres habrían sido vistos como enormemente bendecidos hace sólo décadas.

Todo esto deja la cuestión de cuáles deben ser nuestras prioridades políticas. Si dependiera de mí, pulsaría un botón y reduciría el Estado al tamaño que tenía después de la Revolución Estadounidense, bajo los Artículos de la Confederación, y luego esperaría debatir si debemos deshacernos del resto.

Pero como no es probable que eso suceda pronto, mi propia sensación es que si las tendencias actuales continúan, los años venideros tendrán más en común con la Edad Dorada de finales del siglo XIX que el país y el mundo tal como lo conocimos entre los años de la Segunda Guerra Mundial y el final de la Guerra Fría.

A diferencia de la economía planificada y reglamentada de la posguerra, la Edad Dorada fue una época en la que el avance tecnológico y los cambios demográficos hicieron que la sociedad fuera esencialmente ingobernable, incluso dado el vasto poder del Estado. No es que esto sea motivo para que los amantes de la libertad bajen la guardia: la Guerra de España y la Gran Guerra que siguió a la paz posterior a la guerra civil destrozaron la civilización. Lo mismo puede suceder de nuevo con la gran civilización que se está creando y renovando en nuestro propio tiempo. Después de todo, el elefante todavía puede hacer mucho daño.

Podemos hacer nuestra parte para fomentar los buenos desarrollos y prevenir los malos. ¿Cuáles deberían ser nuestras prioridades? Dos políticos que vi en C-SPAN recientemente dieron un discurso para instruirnos sobre la primera pregunta que debemos hacer cuando vayamos a votar.

El primero decía que deberíamos pensar principalmente en los niños, que deberíamos elegir políticos que pusieran sus intereses en primer lugar. Como una extensión de ese principio, deberíamos pedirle al estado que promueva los intereses de nuestras familias y comunidades, dijo esta persona. Ahora, si todo esto significa algo, me parece altamente peligroso. El estado no es dueño de los niños y no queremos vivir en una sociedad en la que el Estado pueda hacer con nuestros niños, familia o comunidades lo que desee.

Además, no existen los intereses colectivos de los niños, las familias y las comunidades, y pretender que existe un potencial despótico. En cualquier caso, no resuelve ningún problema político, ya que tanto la derecha como la izquierda tienen planes diferentes para lo que creen que es mejor para nuestros hijos. Hoy en día, sus planes llegan a todas las áreas de sus vidas, desde el programa que deben usar para aprender a leer hasta las condiciones en las que se les permite tomar su primer trabajo. No puedo dejar de pensar en la advertencia de Hannah Arendt de que los políticos que invocan a los niños son potenciales totalitarios.

El segundo político dijo que deberíamos pensar principalmente en nuestra seguridad cuando vayamos a votar. La Constitución, dijo, faculta al gobierno federal a recaudar impuestos para proveer la defensa común, así que eso es lo que debemos hacer. Procedió a justificar todo el imperio militar estadounidense que ha generado tanto odio y oposición en todo el mundo y que ha interferido tan seriamente en nuestras relaciones comerciales. Fue el caso clásico de una persona que ignora por completo las advertencias de los fundadores contra la guerra, los ejércitos permanentes y el militarismo.

Ni el bienestar ni la guerra

Ahora bien, estos políticos están profundamente en desacuerdo sobre cuáles deberían ser las prioridades políticas y qué deberíamos pedir al Estado. El primero dice que debemos pedir la asistencia social. El segundo dice que deberíamos pedir guerra. Están de acuerdo en no estar de acuerdo, y gastan nuestro dinero en ambos. ¿Por qué? Porque, bueno, porque no se les quita la piel de las narices. Tal es la naturaleza del gobierno público tal y como lo describe Hans Hoppe: no hay una verdadera propiedad, por lo que, por supuesto, hay un derroche de recursos y costes cada vez más elevados.

Rockwell en todo

La única restricción real contra todas las formas de gobierno es la opinión pública. Un público que dice no al Estado es la mejor defensa contra el despotismo, y el mejor contexto cultural y político en el que la libertad crece y prospera. Nuestros tiempos han enseñado que la economía mundial no necesita del estado. Como decían los viejos liberales, la sociedad contiene en sí misma la capacidad de autogestión. Nuestra experiencia en nuestras familias y comunidades nos ha enseñado que el estado hace muy poco para nuestro beneficio. Nuestra experiencia en nuestros lugares de trabajo nos ha enseñado que el Estado dificulta la productividad y nos da muy poco o nada a cambio.

A menudo me preguntan qué puede hacer una persona promedio para tener más libertad. Yo digo que el primer y más importante paso es el intelectual. Todos tenemos que empezar a decir no al Estado a nivel intelectual. Cuando le pregunten qué le gustaría que el gobierno hiciera por usted, tenemos que estar preparados para responder: nada. No debemos pedirle que salve a nuestros hijos, ni que nos dé seguridad, ni que nos dé nada en absoluto.

Todavía podemos ser buenos ciudadanos. Podemos ser buenos padres, maestros, trabajadores, empresarios, miembros de la iglesia, estudiantes y contribuyentes a la sociedad de un millón de maneras diferentes. Esto es mucho más importante para el futuro de la libertad que la forma en que votamos. Debemos recuperar la confianza en nuestra capacidad de autogobierno. Creo que esto ya está sucediendo. El imperio se está reduciendo a pesar de todos sus intentos de expansión. Aunque el sector público no puede y no quiere prepararse para un futuro de libertad, nosotros sí podemos. Busquemos y trabajemos por el triunfo de la libertad sin el estorbo del leviatán.

Este discurso fue pronunciado ante un público empresarial en East Lansing, Michigan, en la primavera de 2005 ante un grupo fundado por el difunto empresario Don Foote.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1396
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.