Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Nueva Energía escriba una noticia?

¿Factura fija o indexada en mi empresa?

05/01/2017 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cualquier tarifa o potencia que se tenga contratada, tanto en baja, media o alta tensión puede tarificarse de dos maneras, bien mediante un precio fijo o por un precio referenciado al mercado diario de la luz

El consumo de luz eléctrica puede tarifarse de diferentes maneras, escoger la que mejor se adapte a nuestras circunstancias puede proporcionarnos importantes beneficios, principalmente económicos. Para conocer que opción es la que más favorece, se debe conocer primero sus principales características y las diferencias entre las distintas opciones:

La primera se denomina tarifa fija, y como se puede intuir de su nombre, ya tiene un precio marcado, por lo que el consumidor no tiene que preocuparse de nada y sabe siempre a cuánto va a pagar el kWh.

La otra opción, la tarifa indexada no tiene un precio fijado, en este caso se accede al mercado mayorista o pool, donde las empresas generadoras de electricidad van ofertando la electricidad en función de la demanda y del tipo de generación. Esta opción permite que la empresa pague el precio real por kWh, más una comisión en concepto de costes de gestión de la comercializadora, así como los correspondientes impuestos del gobierno.

La tarifa indexada suele ser la modalidad escogida por grandes consumidores, ya que comprar a precio de mercado suele ser mucho más económico, lo que implica importantes ahorros en la factura eléctrica. También las PyMEs pueden obtener importantes beneficios con esta modalidad de tarifar la luz, pero como todo, para saber cuál de las dos opciones conviene más a cada situación particular, hay que conocer los consumos reales y poder calcular las diferentes opciones en facturación para comparar entre ellas.

Los precios indexados

La gran ventaja de los precios indexados se refleja en lo que se paga, ya que siempre irá en función de la demanda de energía y únicamente se pagará mientras se produzca esa demanda. Por el contrario, en el caso de la factura fija, siempre se pagará a la comercializadora un mínimo, exista o no consumo eléctrico.

Con eso, la tarifa indexada permite, además, conocer en todo momento los conceptos y márgenes con los que se está trabajando, además de reducir los costes del precio de kWh.

Más sobre

Riesgos del mercado

Pero como en todos los mercados, en el mercado pool los precios oscilan, de manera que estos pudieran subir considerablemente, incluso hasta estar por encima de los precios fijos. Aunque algo poco común, algunas comercializadoras proponen precios máximos, de manera que si se dispara el mercado, son estas las que asumirán el sobre coste respecto a la factura fija. Claro está, esta fórmula conlleva mayores costes de gestión al asumir mayores riesgos la comercializadora, quitándoselos al consumidor.

Conceptos clave

Para comprender mejor la factura pool, os dejamos unos breves:

Coste de mercado: Es lo que se debe abonar por la energía consumida al precio que se adquiere en el mercado pool.

Costes regulados ATR: el precio fijo publicado en BOE. Este término es igual para todas las comercializadoras.

Pago por Capacidad: Es un precio regulado según la tarifa de ATR, que aporta al sistema estabilidad y seguridad.

Coste financiero: Mayor consumo de los recursos por adquirir la electricidad en el mercado indexado.

Impuestos: Tanto eléctrico como el IVA.

Fee o remuneración de la compañía: Este es el beneficio que obtiene la comercializadora. La factura indexada permite conocer este beneficio, mientras que en la fija no se conoce.

Sobrecostes de los desvíos: Diferencia entre la estimación de demanda de electricidad y la realmente consumida. Suele tratarse de pequeñas diferencias que asume la comercializadora sin repercusión en el cliente.

Pero como cualquier aspecto en la gestión energética, antes de decidir qué pasos dar, es necesario conocer todos los datos posibles sobre el consumo real de la organización. Y para ello, la única manera es contar con un sistema de monitorización, que muestre en tiempo real los consumos de la organización, qué puntos de mejora existen en la instalación energética y se pueda medir los resultados de las diferentes medidas a tomar para seguir optimizando los consumos y reducir los costes de la organización.


Sobre esta noticia

Autor:
Nueva Energía (2 noticias)
Visitas:
4031
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.