Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Eros Azul escriba una noticia?

Infancia

7
- +
13/09/2018 15:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ue hermosa época porque en esos momentos no habían mal de amores, ni trabajo, ni necesidades de adultos que pudieran ofuscar nuestra felicidad

Si hiciera una lista de mis errores

de los menores hasta los peores,

que expusiera todas las heridas.

Los fracasos, desamores y las mentiras.

Café tacvba

Como extraño los viejos tiempos cuando no me preocupaba de nada, cuando mi mayor interés era salir a jugar con mis amigos y a veces, porque no, hasta solo. Era los mejores momentos de mi vida, salir y encontrar cualquier cosa que hacer, juntar piedras, hacer hoyos en la arena. Buscar botellas y quebrarlas con piedras, salir a jugar futbol con mis amigos. A veces simplemente uno se iba toda la tarde a caminar e imaginar las posibles cosas extrañas que habían en el lejano horizonte. Los mostros que se escondían por doquier y querían atraparnos y llevarnos muy lejos, ni idea a donde ni que querían solo me aterrorizaban. Fue una época donde nuestros sueños se plasmaron y volaron tan alto que aun, ya de adulto, alcanzo a verlos.

El amor no perdido, el amor deseado

Que hermosa época porque en esos momentos no habían mal de amores, ni trabajo, ni necesidades de adultos que pudieran ofuscar nuestra felicidad. No, nuestra felicidad radicaba en el mero juego, en el pasatiempo sin tristezas, aunque a veces necesitábamos compañía y seguridad, la mayor parte del tiempo uno se vuelve un aventurero.  El amor no perdido, el amor deseado, el que se encuentra en la aceptación del pasado, ese amor de infante que te hace sentirte bien.  El amor propio debe ser suficiente para soportar las crisis que hay en la vida, ese amor propio sale de las actividades que te hacen feliz en la infancia, de recordar un momento feliz y decir carajo! Que buena infancia tuve. Como extraño esos tiempos buenos en los que yo quería ser un superhéroe, y aunque sabía que no tenía súper poderes me inventaba los mejores y era invencible, el mal  jamás podría conmigo.  Extraño ser niño pero no por desobligarme sino por la felicidad que tenía porque no necesitaba pensar tanto para hacer algo y ser feliz, sino que tomaba actuación del protagonismo y me gustaba ser el principal. Qué maravilla si todo fiera así.

Como extraño los viejos tiempos


Sobre esta noticia

Autor:
El Eros Azul (4 noticias)
Visitas:
29
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.