Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Joanna Lagunowicz escriba una noticia?

Ley y libertad en el liberalismo

6
- +
10/02/2019 16:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En el mejor de los casos es un mal necesario, algo así como tomar aceite de ricino con la nariz tapada

El análisis de las distintas concepciones de la ley en su relación con la libertad proporciona una buena guía para hacerse cargo de la pluralidad de puntos de vista.

La relación entre la libertad y la ley, una posición que podemos denominar “liberal”, existe una “lucha entre la libertad y la autoridad”. Toda ley necesariamente restringe nuestra libertad y, por lo tanto, en el mejor de los casos es un mal necesario, algo así como tomar aceite de ricino con la nariz tapada.

Así, según los liberales existe una clara oposición entre ley y libertad, según la cual toda ley restringe necesariamente nuestra autonomía y se constituye en nada menos que en un mal necesario.

En efecto, la relación entre la libertad y la ley en la posición “liberal”, existe una “lucha entre la libertad y la autoridad” (Mill).

Toda ley necesariamente restringe nuestra libertad y por lo tanto en el mejor de los casos es un mal necesario, algo así como tomar aceite de ricino con la nariz tapada. El liberalismo clásico, entonces, cree que existe un catálogo de derechos básicos tallado en piedra y que la única tarea de la autoridad pública es la de velar por tales derechos conforme a una respuesta correcta anterior al ejercicio de la autoridad. El utilitarismo clásico, por su parte, comparte la actitud instrumental del liberalismo ante la ley ya que cree que existe una maximización de la utilidad independiente de toda decisión autoritativa y es por eso que la autoridad pública nos puede ayudar a obtener dicha maximización. Tanto para el liberalismo cuanto para el utilitarismo clásicos, entonces, “si la gente supiera más, se preocupara más sobre las consideraciones morales aplicables independientemente de las instituciones, o fuera más equitativa en sus juicios sobre los particulares, las instituciones legales no serían requeridas en absoluto”.

 

Pettit  apunta que el liberalismo nunca será un concepto asentado porque varía su definición según el territorio o el país. Debe verse la interpretación del concepto porque es un término posterior a lo que la mayoría de la gente considera, la definición etimológica es “libertad”, pero está vinculado con las Cortes de Cádiz de 1812. Se empieza a llamar liberales a los padres de la Constitución. El término liberalismo por tanto nace en el s.XIX y llamar liberales a autores anteriores al s. XIX es un anacronismo. El liberalismo es un fenómeno moderno. El liberalismo es un hijo del republicanismo, pero del republicanismo surge otro hijo, el socialismo.

La versión liberal de la comprensión de la libertad mira a la ley como una condición de coerción sobre las personas.

El problema de la libertad tal como lo aborda Viroli en Republicanismo, puede ser dividido en dos partes:

Para el republicano la felicidad es social, en cambio, para el liberalismo la felicidad del liberal está en el sofá de su casa

· una definición de la libertad republicana y su contrastación con la concepción liberal de la libertad a través de Constant y Berlin, y la idea de libertad como autogobierno propia de la teoría democrática a través de Norberto Bobbio,

· la noción republicana de libertad y la relación de ésta con la ley, en diálogo abierto con Skinner y Pettit.

 

Pettit afirma que para el liberalismo la ley quita libertad, porque la ley en tanto que derecho se apoya en la coacción. Como monopolio publico de la coacción. Como un mal menor.

Hobbes lo define al afirmar que perdiendo cierta cuota de libertad ganamos otras, somos partidarios de la ley, siendo un mal menor.

El modelo liberal entiende y presupone que la libertad forma parte del individuo libre antes de las instituciones.

Locke entiende la amenaza y “el contrato social” es un contrato de seguro. Renunciamos a cuotas de libertad, por ejemplo el derecho de castigar, para que sólo castigue la autoridad.

Constant  “de la libertad de los antiguos a la libertad de los modernos” afirma que para el republicano la felicidad es social, en cambio, para el liberalismo la felicidad del liberal está en el sofá de su casa.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Joanna Lagunowicz (27 noticias)
Visitas:
41
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.