Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Charlypol escriba una noticia?

Mi libro (Las dos caras del dinero) Cap.4 Las dos caras del dinero

03/12/2013 19:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Supongo que les habrá llamado la atención el nombre de este titulo, “Las dos caras del dinero” Pues he meditado mucho en este tema y me he dado cuenta que el dinero no es el problema, sino más bien en como nos plantamos frente a él, por eso tiene dos caras. No todos vemos la misma moneda

 

El dinero es el mismo, más allá de que sean dólares o

pesos, (No me refiero a la moneda en sí) la diferencia la

hacemos cada uno en la manera en que nos plantamos

frente a él. El es mi amo o es mi sirviente, generalmente

siempre es el amo.

Su punto fuerte es la necesidad de la gente, y obviamente

la sociedad de consumo. Pero veamos primeramente el

primer punto que es la necesidad, porque de allí parte la

primera escalada de pobres, es decir; la pobreza básica.

43

El dinero esclaviza a la gente a través de la necesidad, sin

ella no existiría la pobreza, obviamente que el ser humano

parte de una necesidad tan elemental como comer, beber,

abrigarse etc. Y luego se van sumando otras clases de

necesidades más complejas y traumáticas como poseer una

familia, un compañero o aún más complejas todavía como

ser los problemas de adicciones que necesitan tratamientos

terapéuticos o de la medicina.

Como no es la finalidad de este libro tratar esos temas,

nosotros solamente nos vamos a encargar de los puntos

referentes a la búsqueda de la mejor manera de hacer

dinero.

Decíamos que la necesidad, es lo que hace la diferencia

entre poseer fondos o necesitarlos, parece como un juego

de palabras: cuanto más lo necesitamos es cuanto más

escasea o mejor dicho; cuanto más vulnerables quedamos

frente al dinero. ¿Por qué es eso?

44

Se produce una situación en cuestión de finanzas donde se

ve a las claras que no todo es tan matemático como parece,

por una cuestión compleja que se produce en la

humanidad desde sus principios, domina el mundo de la

moneda una suerte de especulación donde muchas veces

dos más dos no son precisamente cuatro.

Tenemos un lindo ejemplo de cómo funciona la

especulación y esto se encuentra en la Biblia, se trata del

caso de José el cual es conocido vulgarmente por el

ejemplo de las vacas gordas y las vacas flacas. Este José

fue vendido cómo esclavo por sus hermanos y llevado a

Egipto, allí fue acusado maliciosamente por la esposa de

su amo de haber querido abusarse de ella y fue a parar a la

cárcel.

En la cárcel fue reconocido por su don para interpretar los

sueños, cosa que lo lleva al mismísimo Faraón, el cual

había tenido unos sueños que lo perturbaban. Había

soñado que siete vacas gordas comían placidamente en

45

una pradera y que detrás venían otras siete vacas tan flacas

que daban escalofrío de verlas y se comían a las siete

vacas gordas que estaban paciendo juntas en el prado, pero

aún así, estas jamás engordaban.

La interpretación de José fue que se avecinaban siete años

de abundancia, ante lo cual él aconsejaba guardar toda la

cosecha en graneros y ampliar estos para acumular más

granos por que se avecinaban luego siete años más, pero

de hambre.

Con respecto a esto, el Faraón lo nombró gobernador de

Egipto y que se hiciera cargo del país durante todo este

período. Así fue que José se transformó en la persona,

aparte del Faraón, más importante de Egipto.

Este, durante ese período de abundancia, hizo producir al

país el cien por cien de toda su capacidad productiva,

agranda los graneros y construye nuevos al punto de

abarrotar todo el territorio de riquezas en granos.

46

Cuando llegan los primeros años de hambre los habitantes

del país salen desesperadamente a comprar alimentos ante

el flamante gobernador, el cual comienza hacer valer la

diferencia entre el tener y el no tener, primero les vende a

cambio de su dinero, luego del ganado y por último llega

al punto de apropiarse de todas las tierras a cambio de

alimentos, así fue que el Faraón, gracias a José se hizo

muy rico y dueño de todo el territorio y además de vender

sus productos a los países aledaños.

La interpretación a todo esto es; aparte de alguna

enseñanza espiritual que por supuesto la tiene, es que las

posesiones materiales; en manos de quienes tienen más

valen más, y la necesidad hace más pobre al que no tiene

nada.

Aquí no cuenta cuanto es el valor del kilo de trigo, no hay

un valor representativo o nominal. En esto lo que cuenta

es que el trigo es vital para la vida y su precio es de

acuerdo a tu necesidad, cuanto mayor es tu necesidad,

mayor es el precio del significativo alimento.

47

Fijémonos que perverso es todo esto, esta situación mata

gente, esto es el sistema, es el mundo. Una especie de

rueda giratoria que no puede frenar y se lleva al que se

detiene en el camino.

No se trata de una cuestión familiar ni de buenos vecinos,

se trata del círculo rotatorio del dinero, como una

avalancha que arrancó una vez y se produce una escalada

de efecto dominó que nos abarca a todos.

En él no vale las penurias, no existe lástima ni

contemplaciones, es tan frío como un témpano y tan

exento de amor como una guillotina.

Supongamos que en aquel entonces hubiera habido diez

Egipto y diez José, en donde la gente con hambre hubiese

podido acudir para comprar alimentos, ¿No haría que esa

situación bajara el precio del alimento? Los egipcios

después que vendieron el ganado y su tierra a cambio de

alimentos, todavía estaban agradecidos de haberse hechos

siervos de Faraón y de estar con vida. Porque de no haber

48

sido por esa revelación de José, nunca habrían previsto lo

que se avecinaba y estaban liquidados.

Sin embargo, por esta situación podemos deducir que en

aquellos años de hambre y escasez, el trigo era lo más

valioso, aún más que la tierra, si hubiese sido a la inversa;

no valdría nada, o su valor sería ínfimo.

¿Que enseñanza obtenemos de este ejemplo? Lo primero;

y este es el punto que más nos interesa, deducimos que las

cosas no tienen un valor en sí, nada es matemático, puedo

tener un campo lleno de trigo; pero su valor me lo va a dar

la especulación de mercado.

La especulación es la rueda que mueve el mundo, nos

guste o no nos guste, en esto no existe ni los Carlos Marx,

ni nada que pueda cambiar esta situación desde que el

hombre es hombre.

Por mas que refunfuñemos contra el capitalismo y nos

levantemos en huelga contra la explotación, el mérito será

49

parcial, porque en algún punto se volverá a lo mismo de

siempre, la especulación del que mas puede sobre los

menos afortunados.

Esa situación se da aún entre buenos vecinos de barrio,

(Obviamente que en toda regla siempre existe alguna

excepción) La gente hace valer lo que tiene, -“Esto es

mío”- ya sea porque lo hizo trabajando, ahorrando, con

sacrificio, con inteligencia o como sea.

El caso mencionado es muy censillo y fácil de entender,

Faraón tuvo un sueño y José la interpretación de lo que iba

a acontecer; pero ¿Qué hicieron los otros durante los siete

años de abundancia o prosperidad? Se lo gastaron todo, lo

despilfarraron, la mayoría ni siquiera se preocuparon por

esforzarse y hacer un ahorro. Entonces la ecuación que nos

queda es muy fácil; El que supo aprovechar, trabajar y

ahorrar; ahora tenía el poder.

50

¿Qué es lo que nos hace esclavos? La necesidad; vamos a

necesitar muchos libertadores; pero siempre terminaremos

siendo esclavos si no nos libramos nosotros mismos de

ella.

La pobreza es esclavitud, por más que Jesús haya dicho:

“Bienaventurados los pobres”. Justamente, en su

misericordia lo dijo.

La pobreza es esclavitud por más que te pases la vida

durmiendo bajo las sombras de los árboles y escuches

voces que dicen: -“El dinero no es la felicidad”-

Es esclavitud porque esta en juego tu bienestar y el de tu

familia, esta en juego tu salud. Cuando te enfermes a nadie

le va a importar. Cuando tengas alguna dificultad y la

empresa vea que no aportas y que por causa de tu salud

pones en riesgo parte de su capital, tratará de sacarte de

encima de la manera más diplomática posible.

Es esclavitud porque ves pasar el confort a tu alrededor y

te sientes que no eres parte de ello, trabajas construyendo

51

viviendas y no las habitas, trabajas para fabricar autos y no

puedes tener uno, y si lo tienes te pasas la vida pagando

deudas, trabajas cortando césped y no sabes lo que es tener

un parque en tu casa por pequeño que este sea. Construyes

para otros, pintas y decoras para otros, fabricas para otros

y cuando te quieres acordar; te miras las manos y dices:-

“Estoy agradecido por que todavía estoy vivo”- Aunque

no tengas nada.

No es mi intención hacer que esta parte de la reflexión sea

negativa, pero es imprescindible despojarse de la idea del

conformismo, sin caer en la ansiedad, la envidia y la

avaricia, que son veneno mortal.

Como nuestro tema es sobre la moneda, nos vamos a

limitar solamente a todo lo referente sobre este asunto.

Cuando hablamos de pobreza adquirida, nos referimos a

ese tipo de necesidad que ya hemos adoptado para nuestra

vida, lo demostramos al hablar, caminar y en nuestro

modo de encarar las cosas, pensamos que los demás nos

52

van a entender y podrán contemplar nuestra situación para

darnos una ayudita. Y lo que hacemos es precisamente

todo lo contrario, deberíamos mostrarnos seguros,

inmutables, demostrando que no dependemos en lo más

mínimo de la otra persona o agencia.

Tenemos un producto y eso lo vamos hacer valer,

trataremos de convencer a la persona de que nuestro

trabajo le es imprescindible, sea que tengamos un trabajo

de servicios, fabriquemos algún producto, o nos

dediquemos a la venta de ropas.

No es tan importante lo que hagamos, sino como lo

hagamos, no es tan importante que lo valga, sino que lo

sepamos hacer valer, si nosotros no creemos en nuestro

producto estamos liquidados, nadie más lo va a creer.

Tampoco se trata de encontrar el qué, es decir; mucha

gente dice: -“Pongo una fábrica de sombreros y la gente

nace sin cabeza”- -“No tengo suerte- -estoy meado por los

perros”- Etc. Etc. Son todas frases de derrotistas de

53

personas que de permanecer con esa mentalidad, hagan lo

que hagan; van a fracasar.

No debemos mirar a los fracasados, ni escucharlos, ellos

están frustrados y no quieren que los demás tengan éxito.

Solo plántate en vos mismos, descubre hasta que punto

eres capaz de triunfar en la vida, trata de sorprenderte, no

seas un elemento o una mercancía en manos de

mercaderes baratos, diseña vos mismo tu propio bienestar,

compenétrate y usa tu inteligencia y capacidades para vos

mismo. No descanses a la hora que tienes que recoger el

fruto, trata de salir de perdedor y ponte una moneda más

arriba del límite, porque del límite para abajo estas en la

línea de la esclavitud.

El dinero tiene dos caras, es como un juego de naipes, si

vos muestras tus cartas el rival te va a ganar, ¿Cómo

mostramos las cartas? Con nuestra actitud, si hablamos

con ruegos, estamos delatando que nuestras cartas no son

buenas, si nos mostramos insistentes para que nos den un

54

trabajo o nos compren algo, es probable que notando

nuestra necesidad nos quieran pagar mucho menos de su

valor de mercado. La mayoría de la gente es muy pícara

para jugar, trampear y todas esas cosas; pero son unos

grandes perdedores a la hora de hablar de finanzas.

Las personas que acostumbran a tratar temas de dinero

tienen sus múltiples picardías, minimizan tu trabajo o el

valor del mismo al punto de que cuando crees que tienes el

derecho de cobrar lo que vale, te hacen creer que les estas

robando. Pudiendo pagar al contado te hacen ver que lo

correcto es a cuenta corriente, y son tantos los artilugios y

mañas que la única manera de salir airoso es estando bien

seguro de lo tuyo.

Saber bien que cartas tenemos; pero jamás darlas a

conocer, es el primer punto. Entrar en el juego, es el otro

punto, si no tomamos esta situación como un verdadero

juego excitante y atrevido, vamos a tener muchos

problemas.

55

El primer rival somos nosotros mismos con nuestras

dudas, temores, e incertidumbres. Si no logramos

vencerlas nunca llegaremos a nada, económicamente

hablando. Eso es porque el temor nos paraliza y en la

primera situación de necesidad tiramos todo por la borda,

es decir: Cuando juegas a los naipes por ejemplo; al truco,

no tienes cartas pero sabes que si cantas un vale cuatro

puedes ganar la partida, sin embargo te vas al mazo.

En la vida pasan muchas veces estas cosas, veamos este

ejemplo: No tienes trabajo, pasas por un momento de

necesidad, se presenta la oportunidad de un trabajo a

cuenta, entonces haces la cuenta y te da que el presupuesto

para que te rinda a vos, deberías pasarlo en dos mil pesos.

Sin embargo como ignoras hasta cuanto la persona que te

quiere contratar estaría dispuesta a pagar, comienzan a

trabajar las dudas, piensas que si le dices dos mil pesos no

te encargará el trabajo, la necesidad te apremia y casi te

dan ganas de rogarle a ese sujeto que te dé el trabajo a vos,

tienes temor, crees que si le rebajas a mil quinientos

56

seguro que te contrata, aunque tengas que hacer muchos

ajustes para que te rinda el dinero. Al fin la duda, el temor

y la necesidad hacen su trabajo y el contratista gana;

acepta el presupuesto por mil quinientos pesos.

Veamos el siguiente ejemplo: mismo trabajo, mismo

presupuesto, misma situación. Aquí la diferencia está en la

mente, en la actitud triunfalista del sujeto en cuestión,

quien sin importarle absolutamente nada de su realidad

económica, hace los cálculos y saca la cuenta que con dos

mil pesos estaría cubierto, sin embargo pasa el

presupuesto en dos mil quinientos. El resultado queda en

tu imaginación, así es de emocionante la vida, así de

excitante es el placer de jugar en el mundo de las finanzas,

aunque el riesgo sea quedarse sin el trabajo.

Vos juegas fuerte, el otro también juega fuerte; pero si en

tu mente tienes el mismo pensamiento que el anterior

ejemplo, estás muy lejos de ser el triunfador del cual

queremos ser, la necesidad te condicionó. No olvidemos

57

que el sujeto que te quiere contratar juega con tu

necesidad, aunque a vos te parezca que a él nada le

importa de tu vida, te equivocas, a él le interesa más de lo

que te imaginas. No es que a él le preocupe tu bienestar ni

nada de eso, le preocupa que tú estés tan necesitado como

para realizar un trabajo o una transacción en situación tal,

en que tú te encuentres en la mayor desventaja posible.

Contigo pasará lo mismo, si vas a entrar en el mundo de

los negocios vas a querer realizar un canje o una compra y

venta con aquella persona que esté en la mayor desventaja

posible. No vas a querer comprarle un auto usado a la

persona que le dé lo mismo venderlo o no venderlo,

porque tal individuo lo va a vender en el precio de

mercado para arriba, a no ser que lo quiera regalar, obvio.

Pero estamos hablando de negocios, vas a buscar a la

persona que necesite imperiosamente vender el vehículo,

ya sea porque tiene una deuda o se le presento una

oportunidad que la quiere realizar a través de la venta de

su coche.

58

En el mundo global de los negocios, esto funciona a gran

escala, millones de necesitados, aportan millones de

dividendos a sus especuladores, por eso es que se ve una

brecha tan abrumadora que mientras unos hablan de

millones de dólares como si fuesen centavos, otros ni

sueñan con hablar de un millón de centavos en pesos.

Es decir que; una persona de clase media que haya logrado

un ahorro de cien mil pesos, es cien veces multiplicado

por cinco, más pobre que el más pobre de tales

millonarios.

Un pobre, para ahorrar cien mil pesos, ahorrando mil

pesos por mes, necesita cien meses para alcanzar dicha

cantidad, o sean; ocho años y cuatro meses aproximados.

Mientras que algunos jugadores de futbol firman contratos

de más de dos millones de dólares al año y a la vez son

pagos por empresas que facturan millones y millones de

dólares, de tal manera que no nos enta ni en la

imaginación pensar en tanta plata.

59

Es decir que para ellos un clase media es pobre y se

ocupan en hacerlos ver como un necesitado, necesitado de

nuevas tecnologías, necesitados de nuevo confort,

necesitados de una nueva línea de automóvil, necesitados

de estética, necesitados de un seguro de vida y la lista se

alarga hasta hacer que tantos necesitados aporten millones

de millones de dólares a sus empresas multinacionales.

Y volvemos al punto de la especulación, es decir, ¿De qué

te sirve a vos poner una pequeña empresa de cosméticos?

¿Si el mejor producto natural y cuidadosamente elaborado

por tus propias manos no puede competir con una marca

multinacional que vendiendo un producto de menos

calidad vende a diferencia de diez millones a uno? Porque

tiene publicidad, porque ha entrado en la lógica de las

mujeres de que sin tal producto o tal cosmético no pueden

estar tan lindas, porque lo usa una famosa. Etc. Etc.

60

Con estos ejemplos nos debe quedar bien claro que en la

lógica del dinero; dos mas dos no son siempre cuatro, para

unos es tres y para otros es cuatrocientos.

La cuestión es que con esta técnica cada vez te corren la

zanahoria un centímetro más adelante, si pensábamos que

el burro es ignorante por que se deja engañar con este

sistema, el humano ni te cuento.

Cada vez la tecnología se hace más imprescindible en

nuestras vidas, ya nadie puede vivir sin un celular y el que

no maneja una computadora es un analfabeto, el que no

conduce un automóvil es pobre, aunque tenga su casa

terminada y el que anda en auto se ve mejor aunque viva

en un rancho que se parte al medio, las cosas más

importantes pasan a segundo plano y las más superfluas

ocupan el centro de la escena.

El mundo global va girando como una rueda gigante

empujada por miles de millones de esclavos que la ponen

en funcionamiento desde un extremo del planeta al otro.

Unos consumen, otros elaboran para los que consumen y

61

juntos consumen y elaboran, la rueda gira como una

máquina de hacer dinero, imprime, e imprime, millones de

dólares por segundos, si algo hiciera frenar esa rueda el

mundo se derrumba, cuando un país globalizado entra en

crisis se produce un bache y la rueda tambalea. Es que el

dinero corre desde una región a otra, desde donde nace el

sol hasta donde se pone y vuelve a girar, no se detiene.

Hay mucha plata invertida allí, las bolsas del mundo van

marcando el compás como un instrumento musical, bajan

y suben según la especulación del momento, se saca acá y

se pone allá, porque el dinero corre y no es el mismo de un

momento a otro. Las conductas humanas hacen la

diferencia, los manipuleos publicitarios, las tendencias en

masas producen cambios globalizados que se generan de

hora en hora mientras corre el mundo, una sociedad se

levanta y la otra se acuesta, unos apuestan a una marca de

perfume otras a un desodorante una bebida o una crema.

Los competidores de bolsa se hacen duchos en conocer las

tendencias y hacen sus apuestas como en una carrera de

62

caballos porque conocen y saben que horas nomás serán

suficientes para que las bolsas, o crezcan o caigan, según

el comportamiento del mercado. Mientras la tierra gira

loca, la gente corre, compra, invierte, festeja, se alegra,

nace, vive y muere. Todo eso pasó en un día, algunos

multiplicaron sus millones, otros pierden y los miles de

millones de ciudadanos del mundo pierden.

Este libro se puede adquirir en Bubok.com en este enlace: http://www.bubok.com.ar/libros/192607/El-dinero-y-sus-dos-caras

 


Sobre esta noticia

Autor:
Charlypol (778 noticias)
Visitas:
2382
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.