×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Arturo F. AchahuiMiembro desde: 25/06/16

Arturo F. Achahui
446
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    7.688
  • Publicadas
    9
  • Puntos
    50
Veces compartidas
0
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 6d

Educadores y Médicos verán en primera fila como se prioriza la reforma de este manjar…

Sin lugar a dudas es uno de los manjares más famosos y tradicionales de todos los tiempos, los hay en todas las presentaciones y formas, infinidad de envolturas, así como los estilos más desenfadados, el chocolate ocupa pues un lugar especial en muchas culturas y un rincón emérito en infinidad de estómagos y corazones, y es que como decía un anónimo pensador: “Dios le dio Alas a los Ángeles y Chocolate a los Humanos”.

Sin embargo, esta bien ganada y breve apología podría tornarse un tanto opaca, si se escudriña detenidamente como es que un producto tan emblemático podría ser utilizado como un instrumento de cuestionamiento político, o mejor dicho, ser visto como una amigable forma de desdeñamiento hacia los problemas que verdaderamente importan. Hace no más de dos semanas el presidente de la república amplificaba por medio de su mensaje a la nación algunos atisbos de reforma en economía y administración de justicia, pasaron tan solo 13 días y la primera reforma que salta a la palestra nacional es pues la “Reforma del Chocolate”.

Posteriormente, y con la finalidad de darle al tema una adecuada condimentación política, el Ministerio de Agricultura se animó incluso a deslizar el hecho de que algunos de los productos más reconocidos que circulan en el mercado peruano no podrían ser denominados “chocolate”, ello lógicamente originó diversas reacciones así como variados pronunciamientos por parte de los conocedores de la industria; no obstante la pregunta de fondo es: en una coyuntura como la presente ¿Es relevante debatir sobre los etiquetados más apropiados para la venta de chocolates? ¿Es vital para el país reformar una industria cuyo consumo individual no supera los 600 gramos al año? Creo que nadie hubiera criticado el darle la pompa necesaria a esta singular iniciativa, ello claro esta si esta última se hubiere manifestado en un momento de mayor desahogo económico, o posiblemente en el mes en el cual el cacao celebra oficialmente su promoción a nivel nacional, después de todo no por nada somos el segundo productor mundial de cacao orgánico en el mundo, principal materia prima en la elaboración de chocolate, no obstante, ¿Era necesario lanzar esta "reforma" justo ahora?  

"...resulta por ello torpe, inútil y anacrónico que el Ministerio de Agricultura haya socializado este tema con una poco oportuna y calculada difusión mediática..."

Consecuentemente la coyuntura describe otra realidad, esa que nos dicta que no podemos seguir otorgando mayor peso mediático a propuestas normativas que pasan por el orden de lo puramente técnico, más aun cuando el Sr. José Hernández menciona que: “…el problema no es el contenido sino las etiquetas…” es decir, la reforma no apunta siquiera a regular temas vinculados a la calidad de los productos, sino a formalizar tan solo su forma de presentación. El porcentaje de cacao que debería existir en una barra de chocolate, o si la envoltura de este último puede o no llevar tal denominación no debería por lo tanto ser un tema en agenda; ello por las prioridades que lógicamente viene demandando el pueblo peruano; resulta por ello torpe, inútil y anacrónico que el Ministerio de Agricultura haya socializado este tema con una poco oportuna y calculada difusión mediática, ello a sabiendas de que el gobierno tiene aún pendiente la resolución de problemas con algunos de los gremios sindicales más beligerantes del país, problemas cuya significancia ya estaría alcanzando sus primeros niveles de degradación social, se habla incluso del inicio de una huelga de hambre; es evidente entonces que la reforma del cacao y del chocolate son temas que debieron haber esperado o que pudieron por lo menos ser tratados de forma mucho más circunspecta, pasa lo contrario con el riesgo que a la fecha corren nuestros niños de perder el año escolar, o que más ciudadanos sigan perdiendo la vida al no poder acceder a una atención médica de emergencia por culpa de unos cuantos revoltosos.

Una vez más parece que las reformas económicas y sociales que necesita nuestro país no estarían apuntando a resolver las tematicas de fondo, como el acelerar la recuperación de la economía pero con enfoque de diversificacion productiva, garantizar el derecho a la educación o reestructurar nuestro cada vez más agonizante sistema de salud; pero bueno, así es la política, o mejor dicho: así son los políticos, ponen en marcha algunos asuntos en detrimento de otros, en este sentido la agenda esta a cargo del ejecutivo, pero se observa que el norte trazado tiene aún un horizonte nimio, del cual prefiero hacer olvido tomando una taza de chocolate bien caliente, o al menos eso es lo que dice la envoltura que lo contiene.

Más recientes de Arturo F. Achahui

Sin Revolucion a la Vista

La llamada "Revolución Social" sigue estando en el debe...¿Los economistas la pondrán en el haber? 02/08/2017

Una Reforma con Dignidad

Una Reforma con Dignidad

Que duda cabe, la reforma laboral es un eslabón clave de la transformación social, un reto que durante casi dos décadas le sigue quitando el sueño a nuestra clase política 15/07/2017

ReThorne a Casa, Sr. Thorne

ReThorne a Casa, Sr. Thorne

Cuando la confianza no la tiene uno mismo, es imposible demandarla de terceros.. 24/06/2017

Mostrando: 1-5 de 8