×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

DiariosolubleMiembro desde: 15/06/11

Diariosoluble

http://diariosoluble.blogspot.com

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    216.690
  • Publicadas
    128
  • Puntos
    0
Veces compartidas
2
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
25/11/2014

image

Está la literatura de la droga y luego está la literatura del mono de la droga.

Hay un buen fajote grande y pirindolo de literatura de la droga. Libros drogáceos que no te los acabas.

La literatura del mono de la droga, en cambio, es bien poquita cosa. Hay que ponerse a buscar y rebuscar entre los estantes para encontrar algo de buena mierda .

La literatura de la droga es multimorfe y coloroide y garbosa y alegrosa. A todo jodido homínido a una pluma pegado y con el cerebro hasta las trancas de droga le sale fácil y de corrido manuscribir infolios en pleno subidón, con los que meses después el editor fachenda de turno hace su agosto.

La literatura del mono de la droga, sin embargo, es gris y escuchimizada, nada trempante, no invita más que a la inmunodepresión y el suicidio, y si es que al fin encuentra editores que la saquen al ruedo es sencillamente porque la de editor, amigos míos, es una profesión fenicia como las hay pocas.

Así las cosas, los únicos libros de la literatura del mono de la droga con los que vale la pena dilapidar el tiempo son los de William S. Burroughs. Cualquier libro de este pirado señor es a la vez literatura de la droga y literatura del mono de la droga. William S. Burroughs es la montaña rusa bipolar de la letra de la droga. El único problema es que para leer bien a este pendejo tenías que estar como una puta cabra y aún así, mochales de la cabeza, tampoco lo entendías un pijote. Lo cual no es óbice, fíjense qué bueno el dato, para que siga habiendo editores buitre que le sigan dando mecha.

No obstante, yo vengo a hablar de Opio. Opium . Del Cocteau, Jean, padre de la Bella y peluquero de la Bestia.

Opio es el diario desabrido y sin interés del mono de la droga del bueno de Jean. Qué cosas. Cosas de la náusea de la ausencia de la droga, se entiende...

Lo que cuenta es intrascendente. Lo que escribe importa tres carajos. Lo único que vale la pena son esos dibujitos guarros y trotones, dibujotes-esputo del mono del opio del bueno de Jean. Observen cómo a medida que pasan los días y el estado de carencia se hace apenas soportable, todo su pensamiento se vuelve verborrea aburridora y dibujitos a reventar de canutos de droga.

Canutos, canutos, CANUTOS, CANUTOS, ¡por Dios que alguien me dé un CANUTO!... Dibujos del hombre-canuto y la mujer-canuto y el coño-canuto y el perro-canuto y el gato-canuto y la liendre-canuto y así hasta llegar al canuto-canuto, que es el día del alta de la clínica de desintoxicación y también el punto y final de este diario soponcio, también titulable, consejo para futuros editores sin escrúpulos, como "Diario de una Tostonación".

Así que no molestarse ninguno en leer este libro, recorten los dibujos marranos y forren con ellos sus antiguas carpetas de la TeleIndiscreta.

image

Más recientes de Diariosoluble

Night of the Jabberwock

Night of the Jabberwock

Para ir bien, hacerle justicia, Night of the Jabberwock, traducida en nuestros lares como La noche a través del espejo, hay que leerla de una sentada, repantigando en el sillón o tirado en el sofá, por supuesto de noche, con un tanto de café bien cargado primero y otro tanto de buen oporto después, 31/08/2018

Claudia

Hay una lágrima en alas de cuchillo hendiendo el universosu velocidad es la de la luzsu tristeza, la palidez enferma del hieloun mensaje cifrado en su estelaguarda la clave de nuestro asombroHace frío aquílo sabesTodos mis errores y silencios pero también cada cariciatodos y cada uno de los ... 01/02/2018

Supervivencia

El despertador. Las siete de la mañana. No dejarlo sonar apenas, porque hace rato que estás despierto. Hay algo roto, muy profundo, en buscar a una persona en una pantalla. Una herida viva en el blanco del móvil, recortándose sobre el vacío, enseñoreándose de la oscuridad. Ponerse en marcha 31/01/2018

Estación de Tránsito

Todo empezó con una sonrisa. Yo estaba delante suyo. Ella me tenía delante, por supuesto, no estaba ciega, pero aún no me había visto. Tardaría todavía en verme. En saber quién era yo y por qué su sonrisa, aquella primera, lo había significado e iniciado todo. Pero es que ella sonreía siempre 30/01/2018

Corazón doble

El castillo. El castillo alto. Una celda acolchada, un temor de oscuridad en algún lugar del centro del castillo alto.La vida. este lugar ajeno y extraño al que nos vemos atados, en el que nos vemos obligados a demostrarlo todo. Que tan poco nos concede 28/01/2018

Mostrando: 1-5 de 129