×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

GrandespymesMiembro desde: 06/07/10

Grandespymes

http://grandespymes.com.ar

111
Posición en el Ranking
26
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    27.816.810
  • Publicadas
    13.834
  • Puntos
    50
Veces compartidas
3.044
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 15º
Recientes
  • 15º
Visitas a noticias
Hace 5d

por Pedro Amador

¿Cuáles son tus valores? Existen muchos ejercicios de valores, pero no es tan sencillo explorar tus valores, y además conocer los que nos pueden servir para salir de la crisis de valores. Esta información te completará la información imprescindible sobre los valores:

  1. Cómo explorar tus valores
  2. Decálogo para salir de la crisis de valores
  3. ¿Qué más información debería saber sobre los valores?
CÓMO EXPLORAR TUS VALORES

¿Te has preguntado la importancia de conocer tus valores? ¿Quieres saber cómo explorar tus valores? ¿Por qué son tan importantes en tu vida los valores? Para descubrir tus valores, lo mejor es preguntarte lo que realmente te importa la vida. Recuerda ahora algún momento en el que te encontrabas muy bien, de forma extraordinaria. Visualiza ese instante de tu vida y responde ordenadamente a las siguientes cuestiones:

  • ¿Qué recuerdas de esa situación?
  • ¿Qué percibías cómo importante en ese momento?
  • ¿Qué sentías cuando estabas haciendo eso?
  • ¿Qué beneficios te aportaba?
  • ¿A qué no renunciarías por esa situación?
  • ¿Qué valores crees que te guiaban?
  • En suma, ¿qué recuerdas de dicho caso?

Realiza estas preguntas, con el mayor número de situaciones que puedas, e intenta recrear cada momento lo mejor posible. Para ello es bueno que te preguntes qué pensabas, qué veías, qué olías, qué tocabas, y que consigas sentirte inmerso en ese instante y puedas finalmente descubrir y enumerar qué valores te guiaban en esa situación.

A la inversa, visualiza también alguna situación que recuerdes como angustiosa y que no te fue tan bien:

  • ¿Qué aspectos negativos recuerdas?
  • ¿Por qué te sentías incómodo?
  • ¿Qué te hubiera gustado cambiar?
  • ¿Qué hacía que no estuvieras en armonía con tus valores?
  • ¿Qué valores dejaste a un lado en ese momento?

Analizar situaciones que hayas percibido como buenas y malas, te ayuda a identificar y enumerar los valores, al pensar en profundidad sobre lo que realmente te agradaba y lo que te sacaba de quicio. No debes confundirlos con tus puntos fuertes, que son los recursos o competencias que tienes por encima de la media. Los valores explican y te ayudan a entender cuáles son tus puntos fuertes.

Los valores no tienen por qué ser iguales; por ejemplo, lo que la gente valora de las relaciones personales puede no ser igual a lo que valoran de su vida profesional. Sin embargo, todos tenemos unos valores esenciales que permanecen estables a lo largo de la vida y que aplicamos a los más diversos contextos. Un valor esencial cumple dos características fundamentales: es elegido libremente y te lleva a la acción.

Por ejemplo, supongamos que deseas reforzar tu compromiso con relación al valor respeto. Ante todo, debes comenzar con una declaración concreta de lo que es ese valor: «el respeto es un valor importante para mí, que permite a los demás idéntico nivel de libertad que a uno mismo» Ahora podrías preguntarte lo siguiente:

  • ¿Por qué es apropiado y deseable tener ese valor?
  • ¿Qué consecuencia sobre tu comportamiento provoca tenerlo?
  • ¿Cuál es el propósito positivo de este valor?
  • ¿Qué limitaciones o resultados están relacionados con el mismo?
  • ¿Cuáles son las situaciones clave que están relacionadas?
  • ¿Qué alternativas existen en relación con dicho valor?
  • ¿Dispones de algún valor parecido?

Preguntas de este tipo ayudan a reforzar una actuación acorde con un valor concreto escogido, y determinan, con el tiempo, tu grado de creencia y defensa del este. Las respuestas a estas preguntas definen los elementos del camino a seguir para expresarlo, proporcionan motivación, e incluso evalúan las posibles barreras.

Para conocer mejor qué valores te son más afines es recomendable el ejercicio de pensar en una persona o personaje a quien admiras, y por qué no, también en otro a quién odias. Seguro que identificas muchos valores que te atraen, y otros que sistemáticamente rechazas. Por ejemplo, puede que te guste la humildad de algún párroco, o te impresione la capacidad de superación de Stephen Hawking. En contra, puede ser que odies la falta de respeto de tu anterior pareja.

Es importante que medites sobre cuáles son tus valores, tomes conciencia de ellos y veas en tus actuaciones cotidianas si te comportas de acuerdo a ellos o no. Por ejemplo, para mí son valores fundamentales las ganas de vivir, la justicia, el humor, el respeto y el equilibrio. Cada vez que me encuentro en una situación en la que no se me respeta, por ridícula que pueda parecer, dejo de ser yo mismo y entro en un proceso mental de lucha. Detectar a tiempo cuándo un valor esencial no se respeta, es un buen método para evitar entrar en discusiones y luchas sin sentido.

DECÁLOGO PARA SALIR DE LA CRISIS DE VALORES

¿Qué valores educar? Te comparto realidades que he aprendido y que practico. Me han llevado muchas alegrías y también muchas tristezas, pero me hacen sentir congruente con lo que siento/pienso, digo y hago. Medítalas, compártelas, y ponlas en acción. Esta crisis la hemos causado todos (cierto es que algunos más que otros), y por eso ahora tenemos que retomar muchos valores perdidos.

Más sobre

1 ? Ni tengas miedo ni te preocupes. Cuanto menos apego tengas a las cosas y más te liberes del miedo a perder algo, más complicado será que te apliquen el poder del chantaje. No olvides que a lo único que hay que agarrarse con mucha fuerza es a la vida. El resto, puede ir y venir.

2 ? Deja de hacerte la víctima . Es muy fácil decir... ¡ay qué mala suerte tengo! ¡Ay qué mal me trata la vida! ¡Ay que todo el mundo está contra mí! Cuando se juntan muchas cosas malas, no es mala suerte, sólo una posibilidad de aprender más cosas a la vez.

3 ? No envidies a los demás. El capitalismo genera esta insatisfacción continua que nos lleva a la obsesión de consumir por consumir. Dejemos la envidia insana a un lado y aprendamos a sonreír por todo lo bueno que ocurre a nuestro alrededor.

4 ? Deja de pensar que las cosas se arreglarán por sí mismas. Eso sólo te hace un perezoso. El poder de la interpretación es un arma de doble filo y muchas personas realizan una interpretación interesada de la realidad (bastante limitada en argumentos) que nos lleva a la ceguera continua.

5 ? No mires a otro lado y denuncia a quien engaña. Es un ejercicio de doble moral el quejarse de los demás, pero no hacer ni el más mínimo esfuerzo para cambiar la situación. Los latinos acostumbramos a no denunciar a quién se salta una norma, y simplemente miramos a otro lado. Aprendamos de otras culturas y tengamos el valor de denunciar a los mentirosos y estafadores, aunque sean familiares o amigos .

6 ? Pasa a la acción. Querer las cosas está muy bien, pero deben estar siempre alineadas a un conjunto de cambios. Recuerda que querer no es poder, es sólo un requisito. Tenemos que aprender a ser felices incluso en la incertidumbre.

7 ? Se responsable de tus actos, y deja de culpar a los demás de todo lo malo que haces. Recuerda que errar es de humanos, así que libérate de toda la ira, miedo y tristeza que te bloquea y aprende a perdonar , incluso a ti mismo.

8 ? Predica con el ejemplo. Seamos serios, para hablar de los valores, o de la Responsabilidad Social Corporativa (la RSC), primero hay que practicarla. Para merecerse vivir en un mundo mejor, los primeros que tenemos que dar ejemplo somos nosotros.

9 ? No te sientas solo, así que aprende que se puede pedir ayuda. ¿A qué esperas para dejar de aparentar? Sólo tienes que empezar a decir... "No he nacido sabiéndolo todo... ¡ayúdame!"

1o ? Si NO consigues que nada cambie, mejor cambia de contexto. Quizás no estás en el sitio adecuado, así que lleva todo lo que has aprendido a otro lugar, pero nunca pierdas tus valores y todo lo que eres. Aunque pregúntate antes, ¿será que las cosas tienen que cambiar o que yo debería cambiar mi forma de ver las cosas?

¿Fácil de entender? Repasa cada día si lo estás llevando a la práctica..., no es fácil.

Fuente https://www.pedroamador.com/explorar-tus-valores

Más recientes de Grandespymes

Humildad no es pensar que eres menos, es no creerte más

Humildad no es pensar que eres menos, es no creerte más

por Jennifer Delgado Suarez Con el auge del narcisismo, la humildad parece haber sido relegada a un segundo o tercer plano Hace 4d

El secreto para liderar el cambio es la empatía

El secreto para liderar el cambio es la empatía

Patti Sanchez en hbr.org del pasado 20 de diciembre plantea que la forma en que se comunica la información a los profesionales durante un proceso de cambio es más importante que la información que se pretende transmitir Hace 4d

Consolide con éxito su pequeña empresa familiar

Consolide con éxito su pequeña empresa familiar

Por Yael Córdova Un negocio familiar requiere de esfuerzo, cooperación y coordinación para consolidarse y lograr crecer Hace 5d

Estrategias para lograr el compromiso en una empresa

Estrategias para lograr el compromiso en una empresa

El compromiso de una empresa es el grado de responsabilidad que sienten los empleados de su trabajo en una organización. Cuando están comprometidos, se esfuerzan de manera voluntaria para asegurarse de que sus tareas estén bien hechas Hace 5d

"Nuestro propósito"

Transcurren los últimos días del mes de marzo, ya iniciado nuevo otoño en Buenos Aires... Hace 6d

Mostrando: 11-15 de 13.833