Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Cómo los políticos abusan de palabras como «esencial» y «necesidad»

4
- +
01/06/2020 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageA lo largo de los años, una de las cartas de triunfo más comunes utilizadas para justificar que el gobierno trate a la gente de manera diferente, en lugar de igual, ha sido la palabra necesidad. Y cuando se usa para anular la propiedad de los individuos sobre sí mismos y lo que producen, su uso ha creado confusión en lugar de claridad. En el debate público, «necesidad» se ha transformado cada vez más en uno de sus sinónimos: esencial, como en «trabajos esenciales». Pero todavía sufre muchos de los mismos problemas analíticos.

«Necesidad» tiene la desventaja lógica de carecer de un significado claro. Pero esa es también su mayor ventaja política, porque el pensamiento cuidadoso es el enemigo de una política inapropiada. Lo mismo ocurre con la determinación gubernamental de los trabajos esenciales.

«Necesidad» implica un acuerdo sobre qué y cuán extensa es la necesidad. Sin embargo, las necesidades están en el ojo del espectador y varían dramáticamente de persona a persona. Por ello, los intentos de determinar cuánto se necesita de algo nunca parecen llegar a la misma respuesta (por ejemplo, cuántas calorías «necesitamos» o cuánto dinero «se necesita» para vivir en una zona). Cuando no nos ponemos de acuerdo sobre su extensión, la «necesidad» sólo pretende que haya acuerdo de todos modos, lo que difícilmente es una base fiable para hacer política. Lo mismo ocurre con los trabajos y productos que son esenciales. En algunos estados, esa lista incluía ventas de lotería y licorerías, porque los ingresos del estado están cerca de la cima de lo esencial para el gobierno.

La «necesidad» también trata de eliminar un aspecto esencial de la economía: el hecho de que en un mundo de escasez, la elección es inevitable. Llamar a algo una necesidad en contraste con otras cosas sugiere falsamente que «no hay elección». Simplemente debemos proveerlo. Y eso puede ser tomado ilógicamente para justificar el coaccionar a otros para proveer esa necesidad. Pero comúnmente intercambiamos varias «necesidades», incluyendo entre la atención médica y otros bienes y servicios. Del mismo modo, llamar a algunos trabajos esenciales pero no a otros sustituye los dictados del gobierno para lo que los ciudadanos elegirían.

De hecho, la principal diferencia entre los trabajos «necesarios» y «esenciales» en este sentido parece ser que la «necesidad» se utiliza para tomar los recursos que la gente ha ganado y dárselos a personas y propósitos que no eligió, mientras que los cierres que eximen sólo los trabajos «esenciales» impiden que otros sean productivos y obtengan sus ingresos beneficiando a otros en primer lugar.

La «necesidad» también se basa en el pensamiento de todo o nada, en el que una cosa es categóricamente más importante que las demás, cuando los valores relativos que las personas atribuyen a los distintos bienes dependen en gran medida de las circunstancias y preferencias. Se podría afirmar que la comida es categóricamente más esencial que el sueño, pero muchos de nosotros no estamos de acuerdo cuando nuestra alarma suena por la mañana. De hecho, la gran mayoría de nuestras elecciones son marginales entre algo más de una cosa y algo más de otras cosas, no entre necesidades categóricas y otras cosas, o trabajos categóricamente esenciales y trabajos categóricamente no esenciales.

Tal enfoque también permite a los políticos pregonar cuánto están «a favor» de algo, sin tener que considerar cuidadosamente los costos. Con respecto a COVID, las clases dirigentes están todas para salvar vidas hoy en día, pero muy pocos parecen preguntarse cuántas vidas se sacrificarán por otros mecanismos y en el futuro (por el aumento de la pobreza, la depresión, el aplazamiento de la asistencia sanitaria de otro tipo, entre otros) como resultado.

El espejismo de las «soluciones» planificadas centralmente también ilustra una falta de pensamiento en términos marginales. Quienes prescriben una cura de planificación para todo ignoran el hecho de que los mercados y los precios que generan son la única manera de descubrir con precisión las compensaciones que la gente está dispuesta a hacer. Cuando el Estado pone en cortocircuito esos procesos de mercado, hace que esa información crucial sea desconocida.

La «necesidad» ha sido durante mucho tiempo un adorno retórico para justificar la coerción de aquellos que no están de acuerdo con el alcance de esas necesidades. «Esencial» es sólo la última versión, con discapacidades similares. Y debemos recordar que la única manera en que podemos ayudar a los individuos a satisfacer sus necesidades y lograr lo que consideran esencial, sin infringir los derechos de los demás, es liberándolos del poder que otros tienen para dictarles, para que puedan hacer cualquier arreglo voluntario que les satisfaga mejor. Las soluciones gubernamentales que anulan los acuerdos voluntarios no pueden proporcionar eso también, por muchas veces que invoquemos las palabras «necesidad» y «esencial» como una cortina de humo.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
30
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.