Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Dos puntos de vista sobre el orden social: ¿conflicto o cooperación?

0
- +
26/10/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image[Esta charla fue pronunciada el 1 de junio de 2007, en la Conferencia de la Future of Freedom Foundation sobre «Restoring the Republic: Foreign Affairs and Civil Liberties»]

Hay dos peligros claros y presentes para la libertad en Estados Unidos. Uno es conocido como la Izquierda, y el otro es conocido como la Derecha. Son peligrosos porque buscan usar al Estado para moldear a la sociedad en la forma que buscan, en lugar de la forma que la libertad logra si la sociedad se queda sola.

Voy a asumir que la Izquierda y la Derecha llegan a sus puntos de vista sinceramente, que su pasión por utilizar al Estado es impulsada por el temor de que la ausencia de gobierno produzca una catástrofe. Así que la carga de mi charla de hoy será identificar y explicar el hilo conductor que conecta la visión del mundo de la izquierda y la derecha, y sugerir que ambos están equivocados sobre la capacidad de la sociedad, ya sea que se defina local o internacionalmente, para manejarse a sí misma.

Comencemos con la pregunta: ¿por qué debemos confiar en la noción de que la sociedad puede desarrollarse por sí misma, que contiene en sí misma la capacidad de autogestión? Otra forma de hacer la pregunta: ¿por qué los defensores del Leviatán creen que los miembros de la sociedad son incapaces de lograr un compromiso cooperativo en ausencia del Estado?

El descubrimiento de esta capacidad de cooperación fue el gran aporte intelectual de la escuela liberal clásica que dio origen a la Revolución Estadounidense. Surgió de la creencia de que cualesquiera que fueran las imperfecciones de la autoorganización social, no había nada que el gobierno centralizado pudiera hacer para mejorarla. Tomaron la audacia de abandonar el gobierno del estado en favor de un autogobierno completo. No le temían al caos. Esperaban ansiosos la libertad.

Este evento fue el producto de la idea liberal, tal y como la celebran la mayoría de los sectores de la sociedad. El liberalismo no buscaba la utopía. Busca la libertad bajo la convicción de que la sociedad tiene un mecanismo incorporado que permite a los miembros individuales lograr una armonía de intereses. Creyeron que era verdad porque lo vivieron. La creencia en esta armonía de intereses fue la gran pasión de los viejos intelectuales liberales de los que Thomas Jefferson fue un exponente destacado.

Después de la revolución, cuando el gobierno comenzó a reagruparse y reconstruirse, la idea liberal comenzó a ganar detractores. John Adams, a quien Jefferson venció en la gran elección presidencial de 1800, nunca dejó de resentir las sospechas de Jefferson hacia el poder y la oposición a prácticamente todo lo que el gobierno federal quería hacer. Jefferson estaba convencido de que la libertad producía cooperación social; Adams opinaba que la libertad sólo podía establecerse y mantenerse a través de la autoridad del Estado. Estos dos puntos de vista opuestos persisten hasta el día de hoy.

Adams llegó incluso a hacer una acusación familiar contra la fe de Jefferson en la libertad pura. Adams le escribió en 1813:

Nunca sentiste el terrorismo de la Rebelión de Shays en Massachusetts, .... Ciertamente nunca sentiste el terrorismo excitado por Genet en 1793, cuando diez mil personas en las calles de Filadelfia, día tras día, amenazaron con sacar a Washington de su casa y llevar a cabo una revolución en el Estado.....». No tengo ninguna duda de que estabas profundamente dormido en la tranquilidad filosófica cuando ....la calle Market estaba llena de hombres que podían estar uno al lado del otro, e incluso ante mi puerta cuando algunos de mis empleados domésticos, en frenesí, decidieron sacrificar sus vidas en mi defensa..... ¿Qué opina del terrorismo, Sr. Jefferson?»

Así que podemos ver, entonces, cómo la Rebelión de Shays sirvió al gobierno de la misma manera que lo hace ahora el 11 de septiembre: se presenta como un ejemplo del tipo de terror que nos sucederá si nos negamos a dar al gobierno el poder y el dinero necesarios para hacer del mundo un lugar pacífico y maravilloso. Lo que Adams pasó por alto convenientemente es que la rebelión de la que habló en realidad fue desencadenada por los impuestos y la expansión del crédito respaldada por el gobierno. No habría habido necesidad de una revuelta si el gobierno no hubiera creado las condiciones que la llevaron a ella.

Y lo mismo sucede con el 11 de septiembre. Fue el gobierno el que creó los motivos que llevaron a los secuestradores a renunciar a sus vidas, y fue el gobierno el que reguló tanto la seguridad de las aerolíneas que los pasajeros y la tripulación quedaron indefensos frente a los criminales con cizallas. La respuesta correcta habría sido hacer retroceder las condiciones que crearon los motivos del 11-S y liberar el poder de la empresa privada para prevenir tales ataques en el futuro. En cambio, el impulso del Estado, respaldado por una ideología pública desinformada, fue aumentar las condiciones que engendran el terrorismo y poner al gobierno cada vez más a cargo de la seguridad de las aerolíneas.

Desde la Rebelión de Shays hasta el 11 de septiembre, vemos dos visiones del mundo de la sociedad en acción. Uno ve al gobierno como una fuente de libertad y orden, y teme a la sociedad sin el estado más que a cualquier otra alternativa concebible. El otro ve al gobierno como una fuente de desorden que utiliza ese desorden para aumentar su poder y sus recursos materiales a expensas de la sociedad.

La izquierda y la derecha en este país se aferran a la primera vista. Los sucesores de Jefferson se aferran al segundo punto de vista, que en la época de Jefferson se llamaba el punto de vista liberal, y que hoy se llama el punto de vista libertario.

Hay paralelismos internacionales en cada una de estas posiciones. Los conservadores opinan que un mundo sin una sola superpotencia es caos y oscuridad. La izquierda cree en la internacionalización de su versión del estado de bienestar doméstico bajo la gestión de una única institución supranacional. Los libertarios, por otro lado, creen que la sociedad internacional prospera mejor sin una superpotencia o un gestor supranacional. Sostengo que estas dos visiones del orden constituyen el conflicto ideológico decisivo de nuestro tiempo, el que enfrenta a los libertarios contra las dos ideologías prevalecientes.

La vieja visión liberal vive en los escritos de personas como John Locke, Frederic Bastiat, Lord Acton, Alexis de Tocqueville y, en el siglo XX, en la obra de Mises, Hayek y Rothbard. Hayek mismo trazó la tradición liberal desde Cicerón, pasando por la Edad Media, hasta John Locke, David Hume e Immanuel Kant. El hilo que conecta todo su pensamiento es la idea de que la sociedad es más capaz que las élites del gobierno de dar forma a un orden próspero. De la misma manera que Locke creía que el Estado-nación era una amenaza para los derechos humanos y la paz social, Kant imaginó un orden internacional que no se gestionaba desde arriba, sino que generaba su propia paz ordenada.

Lo que era crítico para Hayek en la tradición liberal era la convicción de que la libertad y la ley podían existir en armonía entre sí. La propia ley surgió espontáneamente de la sociedad a medida que sus miembros buscaban mejores formas de gestionar sus propios asuntos. La ley de la que habla Hayek es la ley a la que se adhiere como una cuestión de contrato voluntario, o lo que más comúnmente llamamos reglas. Tenemos reglas que rigen la administración de subdivisiones, organizaciones cívicas, empresas o iglesias. O piense en el derecho mercantil, que surgió a lo largo de muchos siglos de comercio internacional. Esta ley existe aparte del Estado, y refleja el deseo de los individuos de cooperar hacia su propio mejoramiento, y la convicción legítima de que su propio mejoramiento es consistente con el florecimiento de la sociedad.

En contraste, escribe Hayek, hay otra tradición del derecho que considera que todas las reglas de la sociedad se elevan desde el Estado, reglas que siempre y en todas partes deben equivaler a una restricción de la libertad de los individuos. Los exponentes de esta visión incluyen a los tiranos y déspotas del mundo antiguo y, en los tiempos modernos, a Thomas Hobbes y Karl Marx. Los escritos de los dos últimos son la influencia preeminente sobre lo que hoy llamamos la derecha y la izquierda.

Es imposible entender esta visión del Estado sin antes comprender la visión antiliberal de la sociedad. El punto de vista antiliberal considera que la sociedad es esencialmente inviable por sí sola porque está plagada de intereses en conflicto.

Empecemos por la izquierda. Creen que la sociedad tiene fallas fundamentales y conflictos profundamente arraigados que la mantienen en algún tipo de desequilibrio estructural. Todos estos conflictos y desequilibrios claman por soluciones gubernamentales, pues los izquierdistas están seguros de que no hay problema social que una buena dosis de poder no pueda resolver.

Si los conflictos que quieren no están ahí, los inventan. Miran lo que parece ser una subdivisión suburbana feliz y ven patología. Ven un matrimonio aparentemente feliz e imaginan que es una máscara para el abuso. Ellos ven una iglesia próspera y piensan que la gente de adentro está siendo manipulada por un pastor cínico y corrupto. Su visión del sistema económico es la misma. Ven a campesinos pobres en el tercer mundo bebiendo una Coca-Cola o haciendo Nike, y gritan asquerosamente. Suponen que los precios no reflejan la realidad, sino que los fijan los grandes actores. Existe un desequilibrio de poder en el centro de cada intercambio, tanto a nivel nacional como internacional. El contrato de trabajo es una chapa que cubre la explotación.

Para la izquierda melancólica, es inconcebible que la gente pueda resolver sus propios problemas, que el comercio pueda ser beneficioso para ambas partes, que la sociedad pueda ser esencialmente autogestionaria, o que los intentos de utilizar el poder del gobierno para reformar y administrar a la gente puedan resultar contraproducentes. Su fe en el Estado conoce pocos límites; su fe en la gente es escasa o inexistente. Por eso son un peligro para la libertad.

El hecho notable de la teoría del conflicto de la sociedad que sostiene la izquierda es que termina creando más de las mismas patologías que creen que han existido desde el principio. La manera más segura de abrir una brecha entre el trabajo y el capital es regular los mercados laborales hasta el punto de que la gente no pueda hacer negocios voluntarios. Ambas partes comienzan a temerse mutuamente. Lo mismo ocurre con las relaciones entre razas, sexos, personas con discapacidad y cualquier otro grupo que se pueda nombrar. Lo mismo ocurre con las relaciones internacionales. Una sanción arancelaria o comercial no es más que una guerra por otro medio. El mejor camino para crear un conflicto donde no es necesario que exista es poner a una burocracia gubernamental a cargo.

Este punto de vista es el corazón mismo de la vieja visión socialista. Creían que el conflicto clave en la historia era entre los que poseían capital y los que trabajaban por el capital. La ganancia de los capitalistas siempre viene a expensas del trabajo; del mismo modo, el avance del trabajo sólo puede venir de la expropiación de la clase capitalista a través de una revolución que es justa, porque los trabajadores sólo están recuperando lo que les fue expropiado.

Ahora, con el paso del tiempo, hemos llegado a ver el error de esta visión. El capital y el trabajo no existen en un conflicto fundamental. Sus relaciones son manejadas por contrato de la misma manera que las relaciones entre trabajadores y capitalistas son manejadas por contrato. Además, estos dos grupos no están herméticamente aislados entre sí. Los capitalistas son trabajadores, y los trabajadores pueden ser dueños capitalistas de su propia propiedad. Sólo en las etapas más primitivas aparece de otra manera.

Una vez que se hizo obvio que el marxismo había caracterizado mal el funcionamiento del capitalismo, la izquierda buscó otras formas de conflicto para confirmar su visión del mundo. Más recientemente, han comenzado a promover la idea de que los intereses del hombre sólo pueden ser perseguidos a expensas de la naturaleza. El florecimiento de uno ocurre a expensas del otro. Así pues, un pueblo aparentemente feliz y próspero podría en realidad estar causando un daño mortal a la tierra, cuyos intereses sólo pueden promoverse a expensas de los consumidores y productores prósperos. La izquierda acepta la realidad de que esto hará que todos se empobrezcan, como todas las formas de socialismo, pero nos dicen que esto es bueno para nosotros y bueno para el planeta.

La respuesta tradicional y correcta a la teoría del conflicto es que esencialmente no hay nada que el gobierno pueda hacer para mejorar el funcionamiento de la sociedad. Durante la Gran Depresión, por ejemplo, casi todos en la izquierda pensaron que el gobierno era la única salida. La izquierda dura favoreció la revolución comunista. La izquierda suave favoreció el New Deal. Los viejos liberales señalaron que fue el propio gobierno el que provocó la crisis, y que una mayor intervención del gobierno sólo podría empeorar las cosas. Esta fue una respuesta racional, pero no fue suficiente.

Después de la Segunda Guerra Mundial, vimos la aparición de una extraña criatura en la vida estadounidense, algo que se llamó a sí mismo conservadurismo. Se oponía a la izquierda en la vida estadounidense, en particular a esa rama que simpatizaba con el comunismo. Aconsejaba soluciones vagas como la prudencia en los asuntos públicos. Pero de una manera crucial, adoptó un principio de la cosmovisión izquierdista: rechazó el viejo liberalismo como una visión de cómo la sociedad puede funcionar en ausencia del Estado. Adoptó una visión conflictiva de la sociedad, una marca diferente enraizada en las afirmaciones de Hobbes y no de Marx. La idea de que el conflicto estaba en el centro mismo de la sociedad, sin Estado, era un aspecto clave de este punto de vista.

Esta nueva cosa llamada conservadurismo adoptó parte de la retórica de la vieja derecha. Defendió la propiedad y la empresa en los asuntos económicos. Pero lo que era crítico era la introducción de la noción de que la sociedad, si se dejaba a su suerte, se desplomaría en el caos. Esto fue particularmente cierto en los asuntos internacionales. Así que mientras que la Guerra Fría fue originalmente una invención del demócrata Harry Truman, fue hecha a medida para atraer a los conservadores que buscaban un enemigo ideológico al que matar. Una cosa es decir que el comunismo es un sistema ideológico malvado; otra es decir que no podemos descansar hasta que todos los comunistas sean asesinados y todos los gobiernos comunistas borrados de la faz de la tierra.

¿Qué pasó con los puntos de vista no intervencionistas de la vieja derecha? Se basaban en la idea de que podía haber un orden mundial sin líderes, que las naciones podían arreglárselas sin una autoridad general y una fuente de derecho. Pero después de la guerra, eso también empezó a cambiar. Surgió una nueva convicción.

Russell Kirk escribió en 1954 que «la sociedad civilizada requiere distinciones de orden, riqueza y responsabilidad; no puede existir sin un verdadero liderazgo....la sociedad anhela un liderazgo justo...» Contrastó este punto de vista con lo que él consideraba la opinión errónea de Ludwig von Mises, a quien ataca a lo largo de muchas páginas. Mises, escribió Kirk, había exagerado la fe en la racionalidad de los individuos. Kirk, en cambio, ve que toda la historia está gobernada por dos grandes fuerzas: el amor y el odio. Tampoco lo son los impulsos racionales. Para lograr el triunfo del amor sobre el odio, escribió Kirk, el conservador «considera al Estado como un gran poder para el bien».

Así que los conservadores se lanzaron detrás de la fuerza del Estado para lograr sus objetivos, y sin importar cuántas cosas malas hizo el Estado a lo largo de los años bajo control conservador, siempre se dijeron a sí mismos que era sin duda mejor que la tan temida alternativa de una sociedad no administrada.

Kirk se hizo más explícito con el paso de los años, y después de que el viejo liberalismo fue reformado por Murray Rothbard como libertarismo, los conservadores comenzaron a definirse a sí mismos en oposición a todas las formas de liberalismo. El Estado tenía muchas cosas que hacer en este mundo, dijeron. La policía era la delgada línea azul que separaba el caos del orden, y olvidarse de lo horrible que es la policía en realidad. El imperio militar estadounidense era lo único que se interponía entre nosotros y la dominación soviética, y no prestaba atención al hecho de que la economía soviética era en sí misma un caso perdido. Se convirtieron en porristas del poder del gobierno de un tipo diferente.

Frank Chodorov estaba tan harto de las tendencias de la derecha que una vez dijo: «Cualquiera que me llame conservador recibe un puñetazo en la nariz».

Hemos vivido seis años de un presidente Republicano que estaba respaldado por los conservadores pero que todavía escapa a las críticas fundamentales de ellos. Después de las promesas de una política exterior humilde, la guerra y el gasto bélico definen nuestra época. Se nos dice que todo problema con la guerra se puede resolver con más fuerza, que no hay nada necesariamente malo en encarcelar a la gente sin causa y sin representación legal, que la tortura puede ser una táctica legítima en tiempos de guerra, que algunos países tienen que ser destruidos para ser libres, y que podemos tener toda la guerra y el bienestar que deseamos prácticamente sin costo alguno, gracias al milagro de la banca central y al crecimiento económico impulsado por la deuda.

Algunos dicen que el verdadero problema de la administración Bush es que es demasiado a la izquierda, y que un verdadero gobierno de derechas sería mejor. No estoy dispuesto a creer eso, porque detecto en la administración de Bush una filosofía del Estado que se aparta de la de la izquierda de muchas maneras, excepto en su fe ilimitada en el Estado para mantener el orden, es decir, para ejercer la fuerza y la amenaza de la fuerza.

En otros lugares , me he referido a los miembros de los grupos políticos que apoyan a la derecha conservadora como «fascistas de estado rojo», y no uso esa frase sólo con fines retóricos. Hubo y hay algo como el fascismo como una forma no izquierdista de teoría social que pone una fe ilimitada en el estado para corregir lo que ellos ven como fallas en la sociedad y en el mundo.

Veamos más de cerca la visión conservadora del poder policial. Si bien es cierto que la ley en sí misma es fundamental para la libertad, y que la policía puede defender los derechos a la vida y a la propiedad, no se deduce que ningún compañero pagado con impuestos que lleve armas oficiales y botas de goma esté del lado de los buenos. Todas las regulaciones y los impuestos del Estado están respaldados en última instancia por el poder policial, por lo que los defensores del libre mercado tienen todas las razones para sospechar tanto del poder policial al estilo socialista como cualquier otro de la izquierda.

Las actitudes acríticas hacia la policía llevan, al final, al apoyo del estado policial y, a su vez, a la celebración del imperialismo estadounidense como una forma de llenar un vacío en el mundo. Y a los que lo dudan, les invitaría a echar un vistazo al régimen apoyado por Estados Unidos en Irak, que ha estado aplicando la ley marcial desde la invasión, aunque la mayoría de los conservadores se han alegrado de creer que estos métodos constituyen pasos hacia la libertad. No veo esto como una contradicción de los principios conservadores; aparece como el cumplimiento de su visión esencialmente hobbesiana de cómo debe funcionar la sociedad.

El problema del poder policial está golpeando a los estadounidenses muy cerca de casa. Es la policía, muy militarizada y federalizada, la encargada de hacer cumplir los estados de emergencia que han caracterizado la vida civil estadounidense. Es la policía la que confiscó las armas de los residentes de Nueva Orleans durante la inundación, mantuvo a los residentes alejados de sus hogares, se negó a dejar que los niños regresaran a sus hogares en el tornado de Alabama a principios de esta primavera, y será la encargada de hacer cumplir los toques de queda, los puestos de control y los controles de voz que los políticos quieren durante la próxima emergencia nacional.

Si queremos ver la forma en que el poder policial podría tratar a los ciudadanos estadounidenses, analicemos detenidamente el trato que las tropas estadounidenses en Irak están dando a los civiles allí, o cómo se trata a los prisioneros en la Bahía de Guantánamo. Un destacado candidato republicano recibió un fuerte aplauso cuando propuso duplicar la capacidad de Guantánamo.

Esta ideología de poder que es inherente al conservadurismo de la posguerra es particularmente clara cuando se trata de la guerra. En la década de los setenta, se desarrolló un mito en la Derecha de que el verdadero problema con Vietnam no era la intervención en sí misma, sino el fracaso en llevarla a cabo con un fin más sombrío y despiadado. Esta parece ser la única lección que la administración Bush sacó de la experiencia.

Así que la solución a todos los problemas en Irak ?al menos no se me ocurre una excepción a la regla? ha sido aplicar más fuerza a través de más tropas, más bombas, más tanques, más armas, más toques de queda, más patrullas, más puestos de control y más controles de todo tipo. Creen que otra oleada hará maravillas porque se les acabaron las ideas. Es como si la administración estuviera en una trayectoria intelectual de la que no puede escapar.

Incluso después de todas las pruebas de que la guerra contra el terrorismo ha producido cada vez más terrorismo ?y estas pruebas las ofrecen las propias estadísticas del Estado?, los defensores de la guerra contra el terrorismo no pueden pensar en salir de la trampa intelectual en la que su ideología de la fuerza los ha encerrado.

¿Cómo es posible que los planificadores de la guerra y sus numerosos partidarios no cuestionen la suposición subyacente de que el gobierno es capaz de lograr todos sus objetivos, siempre y cuando se le dé suficiente tiempo y poder de fuego?

Veamos con más detenimiento su cruda forma de Hobbesianismo. El libro de Thomas Hobbes Leviathan fue publicado en 1651 durante la Guerra Civil Inglesa para justificar un gobierno central tiránico como el precio de la paz. El estado natural de la sociedad, dijo, era la guerra de todos contra todos. En este mundo, la vida es «solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta» El conflicto era el camino del compromiso humano. La sociedad está llena de ello, y no puede ser de otra manera.

Lo que llama la atención aquí es el contexto de este libro. El conflicto era, en efecto, omnipresente. ¿Pero de qué se trataba el conflicto? Se trataba de quién controlaría el estado y cómo funcionaría. Esto no era un estado de la naturaleza, sino una sociedad bajo el control de la Leviatán. Fue precisamente el Leviatán quien creó ese mismo conflicto que Hobbes estaba tratando, y propuso una cura que era esencialmente idéntica a la enfermedad.

De hecho, el resultado de la Guerra Civil fue la brutal y espantosa dictadura de Oliver Cromwell, quien gobernó bajo consignas democráticas. Esto fue un presagio de una de las peores violencias políticas del siglo XX. Fueron el nazismo, el fascismo y el comunismo los que transformaron las sociedades antes pacíficas en comunidades violentas en las que la vida se volvió «solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta»; el Leviatán no solucionó el problema, sino que lo crió y lo ató a la sociedad.

Lo que llama la atención de Hobbes es que no pensaba en absoluto en los problemas económicos. El problema del bienestar material humano no formaba parte de su aparato intelectual. No podía imaginarse lo que Inglaterra se convertiría de siglo a siglo y medio después: un bastión de libertad y prosperidad creciente para todos.

Escribió al final de una época antes del surgimiento del liberalismo a la antigua usanza. En el momento en que Hobbes estaba escribiendo, la idea liberal aún no se había convertido en parte de la conciencia pública en Inglaterra. En este sentido, Inglaterra estaba detrás del continente, donde los intelectuales de España y Francia ya habían llegado a comprender las ideas centrales de la idea liberal. Pero en Inglaterra, los dos tratados de John Locke sobre el gobierno no se escribirían hasta dentro de treinta años, un libro que proporcionaría el marco esencial de la Declaración de Independencia y conduciría a la formación de la sociedad más libre y próspera de la historia del mundo.

Debido a que Hobbes no pensaba en temas económicos, la visión liberal esencial no era parte de su pensamiento. ¿Y cuál es esa perspicacia? Se resume en la afirmación de Frederic Bastiat de que «las grandes tendencias sociales son armoniosas».

Lo que quiere decir con esto es que la sociedad contiene en sí misma la capacidad de resolver conflictos y crear y sostener instituciones que fomenten la cooperación social. Al perseguir sus propios intereses, las personas pueden llegar a un acuerdo mutuo y comprometerse en el intercambio para su beneficio mutuo. Una visión crítica aquí, una que necesita ser enseñada a cada generación, se relaciona con la ley de asociación.

La ley de asociación señala que las personas con habilidades, antecedentes, religiones, razas y capacidades radicalmente diferentes pueden cooperar con éxito para alcanzar niveles cada vez más altos de bienestar social a través de la negociación y el comercio. La ley de asociación es lo que explica el método por el cual los humanos fueron capaces de salir de las cuevas, alejarse de la producción aislada, más allá de la etapa de cazador-recolector, y entrar en lo que llamamos civilización. Esta ley hace posible que las personas no se roben entre sí y se maten entre sí, sino que cooperen. Es la base de la sociedad. También es la base del orden internacional.

Tenga en cuenta que la ley de asociación no supone que todos en la sociedad sean inteligentes, ilustrados, talentosos, razonables o educados. Supone una desigualdad radical y señala la paradoja de que la persona más inteligente y talentosa del mundo todavía tiene motivos para comerciar con su opuesto polar porque la escasez requiere que las tareas de producción se dividan entre las personas. Bajo la división del trabajo, todos juegan un papel esencial. Es la base de las familias, las comunidades, las empresas y el comercio internacional. Otro hecho que hay que entender es éste: la ley de asociación es un hecho de la existencia humana, exista o no un estado. En efecto, el fundamento de la civilización misma precede a la existencia del Estado.

Lo que la ley de asociación aborda es el problema central de la libertad en sí misma. Si todas las personas fueran iguales, si todos tuvieran el mismo nivel de competencia, si hubiera homogeneidad racial, sexual y religiosa en la sociedad, si las personas no tuvieran diferencias de opinión, habría pocos o ningún problema en la sociedad que superar porque no sería una sociedad humana. Sería un montón de hormigas, o una serie de partes de una máquina que no tenían voluntad. El problema esencial de la organización social y económica, además de la escasez, es precisamente cómo abordar el hecho de la desigualdad y el libre albedrío. Es aquí donde la libertad sobresale.

Seamos claros. Los antiguos liberales no decían que no existen los criminales. Decían que la sociedad puede lidiar con la malevolencia a través de la economía cambiaria, y precisamente de la forma en que vemos hoy en día: las empresas de seguridad privada, la producción privada de cerraduras y armas, el arbitraje privado, y los seguros privados. El libre mercado puede organizar mejor la protección que el Estado. La empresa privada puede y de hecho proporciona a la policía un mejor funcionamiento que el Estado. Como argumentó Hayek, el estado está sobrevalorado como un mecanismo para mantener el orden. El Estado es y ha sido en la historia una fuente de desorden y caos.

Esta visión esencial del liberalismo es lo que llevó a los padres fundadores a dar un paso tan radical como el de abandonar el gobierno de Gran Bretaña. Tenían que estar firmemente convencidos de que no se produciría el caos, de que el pueblo estadounidense podría gestionar sus propios asuntos sin el control general del leviatán. Creían que la fuente de cualquier conflicto en su sociedad era el Estado central, y que la propia sociedad podía autorregularse. En lugar del control del rey, pusieron los Artículos de la Confederación, que era un tipo de gobierno que se aproximaba más a la anarquía que cualquier otro sistema en el período moderno. El gobierno central apenas existía, y esencialmente no tenía poder.

¿Por qué alguien creyó que podría funcionar? Fue la nueva ciencia de la libertad la que llevó a esta convicción. El consenso americano era que Hobbes estaba equivocado. En el estado de la naturaleza, la vida no es desagradable y brutal, o, más bien, si lo es, no hay nada que un estado desagradable y brutal pueda hacer para mejorarla. La única manera en que una sociedad puede salir de la barbarie es desde dentro, por medio de la división del trabajo.

Esta lógica ha sido olvidada por la derecha estadounidense. En cambio, han aceptado la idea de que la sociedad es fundamentalmente inestable y está plagada de un conflicto que sólo el Estado puede resolver. Ese conflicto de raíz es entre los que se adhieren a la ley y los que se inclinan a romperla. Éstos los definen como buenos y malos, pero no siempre es así, ya que «la ley» de estos días no es la que Dios ha escrito en nuestros corazones, sino las órdenes de nuestros amos políticos.

Este importante punto está completamente perdido en la mente republicana, ya que creen que sin el estado como legislador, toda la sociedad y todo el mundo se derrumbarían en un caos de caos y oscuridad. La sociedad, creen, es una ruina sin Leviatán. Por eso celebran a la policía y a los militares mucho más que a los comerciantes y empresarios, y por eso piensan que la guerra merece más crédito que el comercio para la prosperidad mundial.

La convicción de que la sociedad, por muy ordenada que parezca, no es más que una glosa de un conflicto profundamente arraigado, se expresa en el apego romántico al poder policial y a la guerra.

Pero también afecta la actitud de la derecha hacia la religión. Muchas personas están convencidas de que, al final, no es posible que la sociedad sea religiosamente heterogénea. En particular, en estos días, la mayoría de los conservadores creen que Estados Unidos no puede soportar la presencia de musulmanes y otras minorías religiosas.

Estoy seguro de que han escuchado, como yo, a los conservadores diciéndonos que no puede haber paz en el mundo mientras exista la religión musulmana. Está intrínsecamente empeñada en la violencia. Siempre han sido nuestros enemigos y siempre lo serán. Cuando escucho tales afirmaciones, no puedo evitar pensar en el 1984 de Orwell, en el que los enemigos siempre cambiaban y la historia siempre se reescribía. Porque no hace mucho tiempo nos dijeron que el Islam, y su rama fundamentalista en particular, era un aliado maravilloso en la guerra contra el comunismo y, además, que compartían con nosotros las virtudes de la fe y la familia.

Así que, con un suspiro, debemos señalar que mientras las tropas occidentales no estén invadiendo sus países y matando de hambre a su gente, tenderemos a llevarnos bastante bien.

En efecto, en condiciones de libertad, no hay razón para que todas las religiones no puedan coexistir pacíficamente. La visión actual de los conservadores de que estamos en una guerra intratable contra el Islam también proviene de la visión de la sociedad basada en el conflicto. En ausencia del Estado, la gente encuentra maneras de llevarse bien, conservando todas sus propias identidades. La heterogeneidad religiosa no presenta problemas que la libertad no pueda resolver.

Y sin embargo, los conservadores de hoy no están dispuestos a aceptar este punto de vista. Parecen tener alguna necesidad intelectual de identificar las grandes luchas en la historia que les dan un sentido de sentido y propósito. Mientras que la generación fundadora de los antiguos liberales estaba encantada con la existencia de la paz y el lento y meticuloso desarrollo de la civilización burguesa, la derecha busca hoy en día obras de gran moralidad en las que se puedan lanzar como medio para dejar huella en la historia. Y de alguna manera han llegado a creer que el estado es el medio correcto para luchar esta batalla.

En resumen, su meta-entendimiento de la política pasó por alto la revolución liberal del siglo XVIII y abrazó los elementos anti-liberales de la Ilustración. La libertad está bien, pero el orden, el orden, es mucho más importante, y el orden viene del estado. Ni siquiera pueden comprender la verdad de que la libertad es la madre, no la hija, del orden. Ese pensamiento es demasiado complejo para la mente que cree que «la ley» sola, legislada o por decreto ejecutivo, es lo que separa la barbarie de la civilización. La libertad, para ellos, no es un derecho, sino algo que se les confiere como recompensa por su buena conducta. La ausencia de buena conducta justifica cualquier nivel de represión.

Al final de la Guerra Fría, muchos conservadores se asustaron de que no habría más grandes causas en las que el Estado pudiera alistarse. Hubo cerca de 10 años de libros que buscaban demonizar a alguien, en algún lugar, con la esperanza de crear un nuevo enemigo. Tal vez sería China. Tal vez sería la guerra cultural. Tal vez deberían ser drogas. Desde su punto de vista, el 11 de septiembre presentó la oportunidad que necesitaban, y así comenzó la más reciente e imposible de ganar: La Guerra Global contra el Terrorismo.

Entonces, ¿debe el gobierno gobernar cada aspecto de la vida hasta que cada terrorista sea borrado de la faz de la tierra? ¿Debemos entregar toda nuestra libertad y propiedad a esta causa, como sugieren el régimen y sus apologistas?

Esta visión de la sociedad no es sostenible en estos tiempos ni en el futuro. Cada vez más la vida cotidiana consiste en separarse del Estado y de su aparato de edictos y regulaciones. En el mundo en línea, se hacen miles de millones de negocios todos los días que no requieren prácticamente ninguna ley gubernamental para su cumplimiento. La tecnología que está impulsando el mundo no es creada por el Estado, sino por la empresa privada. Los lugares que compramos y las comunidades en las que vivimos están siendo creados por promotores privados. La mayoría de las empresas prefieren tratar con tribunales privados. Dependemos de las compañías de seguros, no de la policía, para reducir los riesgos en la vida. Aseguramos nuestros hogares y lugares de trabajo a través de empresas privadas.

Es más, en estos días vemos a nuestro alrededor cómo la libertad genera orden y cómo este orden es autosuficiente. Nos beneficiamos diariamente, cada hora, minuto a minuto, de un orden que no se impone desde fuera, sino que se genera desde dentro, por esa notable capacidad que tenemos para perseguir nuestros propios intereses y beneficiar al conjunto. He aquí el gran misterio y la majestad del orden social, expresado tan bien en el acto del intercambio económico.

Muchos Republicanos, por el contrario, viven intelectualmente en un mundo de un largo pasado, un mundo de estados y sociedades en guerra formados por clases fijas que lucharon por recursos cada vez más escasos, un mundo desatendido por la empresa y la iniciativa individual. Se imaginan a sí mismos como la clase de gobernantes, los aristócratas, los reyes filósofos, los altos clérigos, los terratenientes, y para mantener ese poder, con gusto alimentan los más bajos instintos humanos: el nacionalismo, el jingoísmo y el odio. Mantenerlos a raya significa mantener a raya el mundo de su imaginación, y eso es algo muy bueno e importante por el bien de la civilización.

He hablado del problema de los que miran a la sociedad y no ven nada más que conflicto y ninguna perspectiva de cooperación. Es una visión compartida por la izquierda y la derecha. Verdaderamente hay un conflicto real en la raíz de la historia, pero no es el que la mayoría de la gente entiende o ve. Es la gran lucha entre la libertad y el despotismo, entre el individuo y el Estado, entre los medios voluntarios y la coerción. Sabemos dónde estamos parados. Estamos con el futuro de la libertad.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1671 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
11
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.