Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Tensión alta en el embarazo: riesgos que entraña y formas de controlarla

0
- +
25/11/2019 03:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La hipertensión "es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos", como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). Durante el embarazo, algunas mujeres pueden desarrollarla y su control es fundamental para evitar que la vida del bebé corra peligro.El Manual MSD clasifica en dos tipos la hipertensión que puede aparecer en el embarazo. Una es la crónica que aparece antes de la semana 20 de gestación y que causa complicaciones hasta en un 5% de los embarazos. El segundo tipo es la gestacional que aparece después de la semana 37, normalmente, en un 10% de los embarazos, aunque es más común en aquellos que son multifetales.En los diferentes chequeos que se tienen que hacer durante la gestación, el médico siempre utilizará un tensiómetro para medir la tensión arterial de la mujer embarazada. En el caso de que el resultado sea igual o superior a 140/90 mm Hg el diagnóstico será hipertensión.Tras comprobar esto, el médico suele recomendar la realización de una serie de pruebas para descartar otras causas que puedan estar provocando la tensión alta, por ejemplo, la estenosis de las arterias renales o el síndrome de Cushing.Si la hipertensión es gestacional, el médico llevará a cabo un seguimiento para tenerla controlada. Con respecto a la crónica, que es más grave, quizás considere necesario recetar antihipertensivos.Si la madre tiene antecedentes de hipertensión en el embarazo o ha tenido este problema en gestaciones anteriores, puede tener un tensiómetro en su propia casa para controlar ella misma la tensión y reducir los siguientes riesgos.Los dos tipos de hipertensión expuestos aumentan el riesgo de preeclampsia, eclampsia e insuficiencia uteroplacentaria. Si no se tratan ni se realiza un control de la tensión alta esto puede provocar complicaciones e, incluso, causar la muerte fetal.Existen situaciones en las que la tensión alta es leve y esto no suele requerir medidas adicionales más que un estricto control. Sin embargo, en los casos graves puede ser necesaria internar a la madre o empezar un tratamiento hipertensivo. Si la vida del bebé corre peligro, debe tenerse en cuenta la posibilidad de adelantar el parto.Es conveniente acudir a los servicios de emergencia lo antes posible si la mujer embarazada empieza a sufrir mareos, pierde la visión, tiene dolor de cabeza intenso, la cara o las manos se hinchan o nota que el bebé no se mueve. Si a esto se le añaden vómitos, náuseas o sangrado vaginal puede ser indicativo de que la tensión está demasiado alta.La atención médica inmediata puede evitar que la preeclampsia derive en eclampsia y que la vida del bebé corra peligro. Por eso, es importante vigilar la sintomatología expuesta y acudir a los controles médicos recomendados durante el embarazo.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (47337 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
17
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.