Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Arturo F. Achahui escriba una noticia?

Una Reforma con Dignidad

15/07/2017 00:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Que duda cabe, la reforma laboral es un eslabón clave de la transformación social, un reto que durante casi dos décadas le sigue quitando el sueño a nuestra clase política

Jueves 22 de Junio del 2017, Galerias Nicollini, Centro de Lima, una prominente nube de humo va abriéndose paso por el centro de la capital, la humareda convino a su vez dar inicio a una de las mayores contradicciones relacionadas con el mundo del trabajo, doce horas más tarde se sumaron al humo y a los gemidos de las victimas la indignación y desazón de todo un país, el desengaño de reconocer que en el Perú, en ese Perú que pregona permanentemente su candidatura a la OCDE, en ese Perú anfitrión de cumbres diplomáticas de primer nivel, en ese Perú mal bautizado como “el milagro económico” de la década, es el mismo Perú que al parecer contempla aún la existencia de formas de trabajo medievales, el menoscabo de toda dignidad humana tomaba una vez más la forma de una desgracia, esta última ocasionada por la muerte de dos trabajadores los cuales literalmente murieron atados a sus puestos de trabajo.

¿Puede la desgracia acontecida ser un aliciente para generar un cambio estructural en materia de trabajo y promoción del empleo seguro? ¿Tienen que haber más muertes y ser engrosada aún más la lista de mártires para reconocer la necesidad de una verdadera reforma laboral? Desde el inicio de sus actividades tanto los miembros del Ejecutivo como del legislativo han disimuladamente construido un distanciamiento artificial con relación a las reformas vinculadas a la generación de empleo, de hecho, a la fecha no ha habido cambios que pudieren ser calificados como gravitantes respecto de esta materia, la coyuntura presente nos habla de inversiones paralizadas, de consumidores desconfiados y de empresarios con una excesiva aversión al riesgo, pero si uno mira con mayor detenimiento se da cuenta que eso siempre ha existido, nadie parece animarse a mencionar que en nuestro país, como en muchos otros, las reformas laborales son las más evitadas por los gobernantes, ya que, si son llevadas a cabo teniendo como objetivo la mejora de los indicadores sociales, implican un forzado y al parecer poco deseable enfrentamiento con el sector privado, cuyo resultado podría desembocar en un costo político que pudiere perdurar de por vida.

Desde el inicio de este nuevo gobierno las acciones del ejecutivo parecieran haber estado más vinculadas a estudiar el tema laboral desde todos sus ángulos, por ello las métricas de medición del problema habrían sido de todo tipo, y no es para menos, dada la proclividad técnica de los involucrados y la multidimensionalidad del problema. Es así que, ante la complejidad de la creación inmediata de un seguro de desempleo (principal propuesta de campaña de PPK), la primera acción concreta llevada a cabo por el gobierno fue tratar de resucitar el diálogo social, acción la cual estaba representada por el relanzamiento del Consejo Nacional del Trabajo, un relanzamiento que al parecer tuvo un “efecto bumerán” cuando los representantes de los trabajadores decidieron abandonar dicho mecanismo de concertación; semanas más tarde el titular de la cartera de trabajo hablaba sobre su no acuerdo respecto de la creación de más regímenes laborales, sumado a la poca acogida que brindó a las demandas de incremento de la remuneración mínima vital, para ese entonces el ejecutivo cifraba sus esperanzas de creación de empleo en el destrabe de algunos proyectos de gravitancia nacional, pero sobrevino entonces el Niño Costero, el “Efecto Odebrecht”, el “Efecto Chinchero”, el “Efecto Contralor”, “El Efecto Thorne”, el “Efecto Pura Vida” y cualquier otro efecto que pudiera astutamente ser tomado como excusa para justificar la poca creatividad para la creación de nuevos puestos de trabajo, a partir de allí los entendidos en el tema comenzaron a adquirir un razonable grado de escepticismo en relación al nacimiento de una reforma, en respuesta a esta creciente percepción el ejecutivo remitía al legislativo el proyecto para la nueva Ley de Empleo Juvenil, la cual se basa principalmente en la generación de empleo para personas de hasta 29 años teniendo al estado como nuevo responsable de la carga de aseguramiento en salud de estas personas; teniendo en cuenta todas estas consideraciones, parecería estar claro que no se podrá cumplir con la promesa de creación de más de 3 millones de puestos de trabajo.

"...con un estado que lo único que ha promocionado es su fútil metodología técnica acerca de cómo podría generarse más empleo, pero que justamente ha fracaso en generar eso último..."

Cuesta admitirlo, pero desde mediados de la década de los 90, en pleno apogeo de la administración fujimorista, no habría existido en nuestro país una reforma laboral con impacto estructural; de hecho, la en aquel entonces novedosa Ley de Fomento del Empleo (Decreto Legislativo N° 728), sigue a la fecha haciendo las veces de un verdadero Código de Trabajo y su vigencia marcando aún el derrotero de actuación en materia laboral; por otro lado, el evidente vaivén en materia de relaciones colectivas de trabajo ha hecho que en el Perú se haga más notoria y preferente las políticas hacia el contrato individual del trabajo, dejando de lado el reforzamiento de las políticas vinculadas a las relaciones colectivas, todo pareciera haber empezado con el enfriamiento sindical que se dio lugar en los noventas, posterior a ello el gobierno de Toledo no hizo una reforma laboral de estructura generando tan solo una tibia y poco influyente regulación del derecho sindical, ya que el objetivo de este gobierno estuvo centrado en consolidar la política neoliberal emprendida durante el gobierno de Fujimori, posteriormente el gobierno de Alan García prácticamente abandonó cualquier posibilidad de una reforma laboral de fondo, el precio de los metales estaba en su mejor momento, dicho en términos políticos, ¿Quién tendría tan mal gusto entonces de promover políticas laborales de fondo si ya el mercado – con la bonanza existente – estaba encargándose de generar plazas de trabajo temporales con impacto de corto plazo?, García optó entonces por observar que era factible de hacer, vió una oportunidad de regulación en los procesos laborales y facilitó la promulgación de una norma al respecto, de alli seguramente pensó que era mejor trasladar todo el peso de la reforma al gobierno posterior, el cual, dentro de su limitada preparación para afrontar los problemas sociales habituales, ensayo la tristemente célebre "Ley Pulpin", cuya pretensión se centró en impulsar políticas de recorte de beneficios sociales hacia los jóvenes menores a 24 años, lo cual iba en evidente contradicción con los derechos establecidos en nuestra carta magna, paralelo a ello se concibió la idea de la SUNAFIL, cuya justificación de creación en relación al rol fiscalizador del estado al parecer sigue encontrando cuestionamientos.

Después de tan inconstante tratamiento ¿Qué le espera entonces al país en materia de empleo? ¿Es posible la materialización de una reforma laboral que otorgue de una vez por todas la dignidad que le es inherente al trabajador peruano?, con una SUNAFIL en exceso contemplativa cuya actuación pareciera recrear más bien a un conjunto de asesores laborales empresariales a costo cero, una cartera de Trabajo y Promoción del Empleo tan fraccionada como el Consejo Nacional a su cargo, un aparato sindical que al parecer no quiere saber de reformas si detecta que estas podrían venir de sectores vinculados al empresariado nacional o a políticos lobistas, con un estado que lo único que ha promocionado es su fútil metodología técnica acerca de cómo podría generarse más empleo, pero que justamente ha fracaso en generar eso último; todos estos escenarios generan motivos para creer que hemos vuelto a perder un año más, existirá por ello una fuerte expectativa hacia el mensaje presidencial de este próximo 28 de julio, sin duda nada sería más alentador que el anuncio de una reforma laboral solvente, digna del término “revolución social” el cual fuera alguna vez proferido por nuestro ahora jefe de estado, solo enmarcar que para que exista una revolución de esa naturaleza es necesaria la existencia de algunos revolucionarios sociales, estos últimos parecieran escasear en las filas del ejecutivo.

La reforma laboral es sin duda un tipo de emprendimiento político que separa niños de hombres, o mejor dicho verdaderos políticos transformadores de oportunistas de coyuntura, esta reforma no solo debe estar concentrada en crear más puestos de trabajo, debe apuntar a devolverle la dignidad al maltrecho trabajador peruano; las vidas de los dos jóvenes fallecidos en las Galerías Nicollini no se recuperaran jamás, pero lo que sí es posible es el devolverle a las familias de las victimas la esperanza de que las muertes de sus seres queridos pueden haber germinado una semilla de cambio, un cambio en donde la palabra trabajo será algo más que una periódica, frívola y calculada estadística, pasando a adquirir un significado dignificante el cual este a la altura del pueblo peruano, esas muertes están obligadas a ser el eje impulsor de un cambio de estructuras, está claro que una sola vida humana es mucho más gravitante que cualquier orientación política nacida o por nacer, pero el derrotero actual estaría claro, ya no hay tiempo para más análisis técnico, los cambios deben venir ya, reivindicando así lo citado décadas atrás por un afamado economista progresista: “el obrero tiene más hambre de respeto que de pan”.

"...La reforma laboral es sin duda un tipo de emprendimiento político que separa niños de hombres, o mejor dicho verdaderos políticos transformadores de oportunistas de coyuntura..."


Sobre esta noticia

Autor:
Arturo F. Achahui (12 noticias)
Visitas:
768
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.